Las Provincias
Los padres que cobren la primera ayuda de 100 euros deberán devolver los libros

Los padres que cobren la primera ayuda de cien euros deberán devolver los libros

  • Educación quiere que todos los manuales subvencionados y en buen estado se puedan reutilizar, ademásde evitar su reventa

La Conselleria de Educación va a introducir un cambio importante en las normativas que regularán el programa Xarxallibres, que incluye el abono de hasta 200 euros en dos pagos a las familias con alumnos de Primaria y ESO para facilitar la adquisición de manuales.

Se trata de un compromiso que se exigirá en el momento de llevar los tickets de compra para cobrar los primeros cien euros, mediante el cual se obligará a presentar al final de curso los ejemplares subvencionados en los centros, donde se valorará su estado para que formen parte del banco de libros que empezará a funcionar en el 2016-2017, requisito indispensable para poder percibir los cien restantes. Es decir, la novedad está en que también habrá que presentarlos en los colegios si se quiere recibir la primera parte, independientemente de si su conservación da derecho a la segunda.

El cambio se desprende de una enmienda de la Confederación de Ampas Gonzalo Anaya al borrador de la orden que regula la convocatoria de las ayudas para los ayuntamientos, tratada en el martes en el Consejo Escolar. La sugerencia decía que «la aportación de los primeros cien euros debería estar acompañada de un certificado de inscripción y participación en el proyecto previo al pago», con el objetivo de garantizar «que todos los que reciben el primer abono quieren participar en el banco de libros, pues de lo contrario, sin ese compromiso, se estaría invirtiendo una ayuda de cien euros que no se garantiza que vaya destinada al mismo».

Desde la organización explicaron que la cautela propuesta se tendrá en cuenta, ya sea en la norma citada o en la que se elaborará para concretar los aspectos relacionados con la gestión de los fondos bibliográficos. También recordaron que la verdadera finalidad del programa es crear un sistema de reutilización que sirva para garantizar la gratuidad de este material. Sin este compromiso de participación podrían darse casos de familias que tras conseguir la primera parte de la subvención decidieran quedarse los manuales para reutilizarlos por otras vías e incluso venderlos, por lo que quedarían fuera del banco.

Por otro lado, las mismas fuentes informaron de que además se contempla una reposición de libros para evitar que los bancos queden incompletos, que también se decidirá con posterioridad, así como su coste.

Ramón López, presidente de Covapa, señaló que otras enmiendas presentadas iban en el sentido de clarificar qué cantidad de libros deberán presentarse para recibir la segunda parte de la ayuda, si el lote completo o los cubiertos por los primeros cien euros, un aspecto que se concretará en la próxima normativa. También destacó que los centros podrán comprar los ejemplares para familias sin recursos que este mismo curso no disponen de manuales «o recurren a fotocopias», y que los importes se remitirán con posterioridad al ayuntamiento. De hecho, parte de la urgencia en la tramitación de la orden se debía a este motivo. En cuanto a la financiación, para proceder al pago de los primeros cien euros –durante diciembre–, los ayuntamientos que no dispongan de crédito suficiente o no estén cubiertos por su diputación podrán afrontarlo con el dinero de las otras administraciones y reponerlo con los presupuestos del año 2016.

Por último, las familias con alumnos que estudian en municipios distintos al de residencia cobrarán de su consistorio pero dejarán los libros en el centro correspondiente.