Las Provincias

RedMadre asiste cada año a 300 mujeres jóvenes sin recursos para sus hijos

«Chica joven de entre 16 y 25 años, sin pareja, sin el visto bueno de sus padres, carente de recursos económicos y sin ayuda social. Y, en ocasiones, con mucho miedo a exponer su historia». Este es el perfil de la mayoría de mujeres atendidas por la asociación valenciana RedMadre, unas 300 al cabo del año.

No es el caso de Raquel y Noemí. Esta última recaló en RedMadre embarazada de un mes. Tenía 35 años. Sin ayudas familiares y bajo la amenaza de que sus padres la echaran de casa si no abortaba, encontró esperanza en su camino gracias a RedMadre e hizo realidad su sueño.

«Enhorabuena, vas a tener un bebé». Fue la expresión que Raquel escuchó a su llegada a la asociación. «Carecía de apoyo en mi círculo más cercano, pedí ayuda en un foro de internet y se pusieron en contacto conmigo diciéndome que al bebé no le iba a faltar de nada», recalca Raquel, estudiante y embarazada de cinco meses.

Con unas 10 llamadas diarias, la entidad detecta un progresivo aumento de peticiones de ayuda de españolas. El 46% de las mujeres que hoy recurren a la asociación son de nuestro país. El 54% restante proceden de Nigeria, Bolivia o Colombia.

A Noemí le reconfortó ser escuchada y comprendida en mitad de una lluvia de críticas y desaprobaciones. «Me felicitaron por lo que venía en camino en lugar de llamarme desgraciada. Mi pareja me dijo que abortara y mis padres, también. Pero no podía. No era capaz», relata la estudiante.

RedMadre cuenta hoy con 60 voluntarios en toda Valencia. Las ayudas que recibe la asociación atienden prioridades como la cuna del niño o el carro. Hasta que el bebé cumple un año el objetivo es suministrar pañales o leche gracias a los donativos.

Entre el personal voluntario hay médicos, psicólogos e incluso abogados. Muchas de estas mujeres presentan denuncias de malos tratos porque sus anteriores parejas no aceptan la decisión de la madre de seguir adelante. «Y ninguna se arrepiente una vez ha nacido el niño», asegura la directora.