Las Provincias
El desprendimiento, caído sobre las instalaciones de la central hidroeléctrica. :: jesús signes
El desprendimiento, caído sobre las instalaciones de la central hidroeléctrica. :: jesús signes

El Consell avala el informe que vincula vibraciones con el derrumbe

  • El conseller de Gobernación no descarta «más averiguaciones» tras el desescombro en Cortes y retrasa el debate sobre «quién tiene que pagar» por los daños

«¿Qué ha pasado en Cortes de Pallás?». Hasta tres veces se escuchó ayer esta pregunta por parte de la oposición durante la comparecencia del conseller de Gobernación, Luis Santamaría, en la diputación permanente de Les Corts para dar explicaciones -a petición de PSPV y Compromís- sobre el derrumbe que dejó incomunicado al municipio y dañó parte de las instalaciones de la central hidroeléctrica de Iberdrola. Y la 'piedra filosofal' de las causas del deslizamiento de tierra fue el informe del Instituto Geológico y Minero (Igme), publicado en exclusiva por LAS PROVINCIAS la pasada semana.

Dicho estudio establece las abundantes lluvias y la humedad del terreno como desencadenantes del derrumbe; y las condiciones geológicas de la ladera (materiales fragmentados, inclinación, erosión...) y las vibraciones sufridas por esta como causas que condicionaron la estabilidad. La construcción subterránea de la central Cortes-La Muela supuso la extracción de 900.000 metros cúbicos de tierra de la ladera, entre perforaciones para las tuberías, galerías, voladuras...

«Las causas las determina un informe del Instituto Geológico, el organismo competente en la materia, y la Administración a ello se atiene». Con estas palabras, el conseller de Gobernación da por bueno el estudio realizado por el organismo. Ello pese a que, como también informó este periódico, desde el Instituto señalaron que su estudio se realizó «de oficio», sin que fuera encargado ni desde la Generalitat, ni desde la Diputación -con competencias en la carretera comarcal bloqueada- ni tampoco por parte del Gobierno. «No nos ha llamado nadie, forma parte de un proyecto interno del Igme, que es la Base de Datos de Movimientos del Terreno en España. El objetivo no es proponer soluciones, ya que es sólo un inventario», como puntualizó un portavoz del organismo.

El Consell avala así el dictamen del Igme, todo ello «sin perjuicio de que tras el desescombro se pueda hacer alguna ampliación de las averiguaciones». Santamaría enfatizó que, tras el derrumbe de la ladera, la Administración se volcó con «un problema de soluciones, no un problema de responsabilidades. Ya se planteará quién tiene que pagar», destacó el conseller de Gobernación y Justicia.

Impacto ambiental

Enric Morera (Compromís) subió al estrado con el artículo de este periódico en la mano y el '¿qué ha pasado en Cortes?' hasta tres veces en su boca. «Nos enteramos de qué ha pasado más por la prensa que por lo que usted aquí ha dicho», criticó el representante político. Morera recordó la ampliación del dictamen efectuado por el geólogo autor del informe en conversación con LAS PROVINCIAS y que subrayaban las «perforaciones y voladuras» en la zona como posible causa condicionante de la estabilidad en la ladera.

El miembro de Compromís esgrimió incluso un informe de impacto ambiental de Iberdrola en el que se reconocía la posibilidad de «movimientos sísmicos a causa de las voladuras». Santamaría le recordó que las obras en la zona terminaron hace tres años, como también acotó el autor del estudio a este periódico.

Morera acusó a Santamaría de oscurantismo por no facilitar el informe a la oposición. «Es completamente público, no tiene más que acceder a la web del organismo y consultarlo». Pero en internet no hay ni rastro de él. «No es público. O al menos cinco minutos antes de entrar aquí no aparecía en la web», replicó Morera.

El socialista Francesc Signes reclamó una solución «definitiva» para Cortes de Pallàs, que pasaría por construir un segundo puente sobre el pantano. Más de 15 días después del derrumbe, Santamaría reconoció que Infraestructuras aún no tiene un dictamen definitivo sobre si hacerlo o no.

De cara a las elecciones del próximo 24 de mayo, Santamaría anunció que posiblemente se instale una mesa electoral en la aldea de Venta Gaeta para que puedan votar aquellos vecinos de las pedanías que no puedan desplazarse a Cortes, única sede electoral de la zona.