Las Provincias

Un informe del Instituto Geológico ratifica que Castor desencadenó los seísmos

El informe del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), considerado definitivo, señala que la sismicidad en la zona de Vinaroz es, en parte, de origen natural aunque se puede considerar «razonablemente y a la luz de los datos disponibles, que ha estado relacionada con las operaciones de inyección de gas colchón llevadas a cabo durante el mes de septiembre de 2013 en el almacén del proyecto Castor frente a la costa castellonense. Según el documento, que es el tercero y «definitivo» de los informes solicitados al IGME, fue emitido el 14 de febrero de 2014 como consecuencia de un nuevo informe del Instituto Geográfico nacional de fecha 17 de diciembre de 2013, con una nueva relocalización de los sismos, como ya avanzó LAS PROVINCIAS a principios de mes.

Además, concluye que la primera parte de la secuencia sísmica es de tipo «inducida» y su magnitud es «relativamente pequeña», lo que sería «habitual» en muchas operaciones similares. Asimismo fue sincrónica, lo que quiere decir que se produjo al mismo tiempo que las inyecciones de gas.

Sin embargo, una segunda parte de la sismicidad se considera diferente, con terremotos de una magnitud superior, de tipo «disparado». Así, el IGME señala que tiene como origen, una vez paradas las inyecciones de gas, en la respuesta al cambio tensional producido en algunas de las fallas existentes en el entorno del almacén subterráneo.

En esta línea, la Comisión de Medio Ambiente del Congreso debatirá hoy una proposición no de Ley de CiU que emplaza al Gobierno a cerrar de forma definitiva y permanente el proyecto Castor si la actividad de inyección y extracción de gas no ofrece la certeza y la seguridad totales de que no volverán a producir terremotos. La planta lleva paralizada por orden del Ejecutivo 'popular' desde que en septiembre se produjeran dos centenares de temblores, al tratarse de una zona que generalmente no suele registrar terremotos.

La Diputación de Castellón, por su parte, aprobó en el pleno de ayer por unanimidad de todos los grupos políticos sendas propuestas de PP y PSPV en las que se solicita el cierre definitivo de la planta, así como la depuración de las responsabilidades legales que puedan derivarse de la actuación de los responsables en la tramitación de las autorizaciones.