16.000 cazadores voluntarios para acabar con el exceso de animales salvajes

Agricultores muestran los daños de jabalíes en sus tierras. / lp

La Federación de Caza se ofrece a la Conselleria de Medio Ambiente para ayudar a reducir la población de conejos, jabalíes y cabras

EP CASTELLÓN.

El presidente de la delegación castellonense de la Federación de Caza de la Comunitat Valenciana, Máximo Belenguer, ha ofrecido a la Conselleria Medio Ambiente cerca de 16.000 voluntarios en la provincia para «acabar con los excesos de población de conejos, jabalíes y cabras que causan graves daños a la agricultura y provocan numerosos accidentes de tráfico en las carreteras».

ENCUESTA

Belenguer subrayó en un comunicado que se trata de una labor «necesaria» y que, de esta manera, «no tendría ningún coste económico para las arcas de la Generalitat y, por extensión, para los vecinos de los contribuyentes». Al mismo tiempo que ha puntualizó que en toda la Comunitat Valenciana «se podría contar con más de 40.000 voluntarios».

El representante de los cazadores solicitó a la Conselleria de Medio Ambiente «que se amplíe en un mes el periodo de caza mayor, tal y como ya se ha solicitado de manera oficial a la Administración autonómica a través del Consejo de Caza».

Calendario de caza mayor

En la actualidad se puede practicar la caza mayor entre el primer domingo de septiembre y el segundo domingo de febrero, aunque la Federación ha pedido que se alargue hasta el segundo domingo de marzo al entender que las medidas de control de plagas deben llevarse a cabo dentro del periodo de caza, «para evitar tener que realizar actuaciones extraordinarias fuera del calendario que acaban por molestar a la ciudadanía», detalló. A su juicio, el exceso de población de conejos, jabalíes y cabra «está constatado y es una amenaza real». Belenguer considera que cualquier otra medida que se adopte desde la Administración dirigida al control de plagas «resultará muy cara y no tendrá la efectividad de los cazadores».

El presidente de la delegación castellonense de la Federación de Caza de la Comunitat insistió en que los «efectos negativos del exceso de población de la fauna salvaje es un hecho».

Asimismo, añadió que el exceso de conejos «se deja sentir de manera especial» en localidades como Vall d'Alba, Vilafames, Cabanes, Vilanova, Vinaròs, Benicarló, Traiguera y, entre otros, Benlloch.

En cuanto a «la superpoblación de cabras afecta a municipios como Les Useres, Albocàsser y Llucena». Además, el exceso que se ha constatado en la presencia de jabalíes se deja sentir de una manera especial en los municipios cercanos a la costa.

Fotos

Vídeos