Más de 12.000 conductores recurren en un año para evitar la pérdida de puntos

El Ayuntamiento recibe los cambios de titular en las multas, que sólo prosperan si se producen por imágenes de radares o mal estacionamiento

P. MORENO Valencia

Nada más y nada menos que 12.973 solicitudes fueron presentadas el pasado año en el Ayuntamiento para el cambio de conductor en una sanción de tráfico. El motivo que subyace de la ingente cantidad es la pérdida de puntos en el carné de conducir, que puede llegar a su retirada.

La legislación no ha cambiado sustancialmente los últimos años, lo que explica que en 2015 fueran 10.209 casos registrados, mientras que un ejercicio anterior ascendió a 11.132 solicitudes. Fuentes municipales indicaron que los boletines validados por los agentes de la Policía Local no son susceptibles de un cambio de titular en la multa, al contrario de lo que sucede cuando el vehículo es fotografiado por mal estacionamiento o por velocidad excesiva. Entonces sí que se estiman para su estudio y resolución.

El procedimiento sancionador permite este tipo de solicitudes, donde con toda probabilidad entra en juego la picaresca por el juego de puntos entre el conductor real, el propietario del vehículo o un «voluntario» que se preste a la resta en su carné de conducir.

Según los documentos a los que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS, las solicitudes se realizan «con motivo de la identificación efectuada por el titular del vehículo o el propio conductor en el momento de la infracción». Esto último es lo que tiene difícil arreglo para los afectados, si el agente le ha entregado en mano copia del boletín.

Desde su aprobación, el carné de puntos (12 de salida y 15 si es nombrado conductor ejemplar por no haber tenido ninguna sanción en un periodo) ha tenido siempre más repercusión en los controles de carretera, aquellos realizados por la Guardia Civil. Pero la realidad es que en ciudades como Valencia se registran miles de puntos cada año, que son remitidos a la Dirección General de Tráfico para que sean restados.

Una de las situaciones más frecuentes es el exceso de velocidad. No en vano, sobrepasar en más de un 50% la velocidad máxima autorizada, siempre que ello suponga superar, al menos, en 30 kilómetros por hora dicho límite máximo, está sancionado con la pérdida de seis puntos, además de la multa económica. El Ayuntamiento ha puesto en marcha numerosas zonas 30 de velocidad limitada como todo el distrito de Ciutat Vella o el paseo marítimo, con lo que el conductor detectado a 60 kilómetros por hora pierde de golpe la mitad de los puntos del carné.

Incumplir las disposiciones legales sobre prioridad de paso, y la obligación de detenerse en la señal de stop, y en los semáforos con la luz roja encendida, acarrea la pérdida de cuatro puntos. De momento está en fase experimental, aunque la Policía Local prueba desde hace años un sistema para detectar en un cruce de la avenida del Cid a los que se saltan el disco en rojo.

Conducir utilizando manualmente el teléfono móvil, auriculares o cualquier otro dispositivo incompatible con la obligatoria atención a la conducción en los términos que se determinen cuesta tres puntos. Es una de las novedades de la campaña policial denominada 'Los cinco sentidos' puesta en marcha en Valencia hace meses y que seguirá de manera periódica en todos los distritos este mandato.

Conducir bajo los efectos de estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes y otras sustancias cuesta seis puntos. En estos casos no hay prácticamente posibilidad de recurso, dado que la multa se entrega en mano después de pasar los controles que instalan los agentes. Sí que es recurrible por ejemplo los dos puntos que se pierden por estacionar en el carril bus, dado que se suele certificar con una fotografía.

Más

Fotos

Vídeos