Las Provincias

Derriban la histórica discoteca Arabesco para construir un centro comercial

fotogalería

/ J. J. Monz

  • El nuevo edificio, que abrirá en unos meses, acogerá una gran superficie y un restaurante de comida rápida

Primero fue la discoteca Arabesco, luego se llamó Queen y próximamente se convertirá en un centro comercial que albergará una gran superficie de alimentación y un restaurante de comida rápida. Abrirá "para finales de 2017 o principios de 2018", según confirma el alcalde de San Antonio de Benagéber, Enrique Santafosta.

De momento, la empresa que construirá el nuevo centro comercial, formada por uno de los antiguos propietarios de las discotecas, ha pedido ya la licencia de derribo y ha comenzado los trabajados, que se prolongarán "entre dos y tres meses", afirma el primer edil, quien ha explicado que la, dado que la edificabilidad es la misma, se estima que el nuevo espacio que se comenzará a construir próximamente ocupará la misma superficie que el anterior edificio, que había permanecido en ruinas durante los últimos años hasta la llegada de este acuerdo entre los antiguos propietarios.

Un supermercado valenciano

El supermercado que ocupará el solar será de la cadena Family Cash, una empresa valenciana, fundada en 2013 y que actualmente cuenta con cinco establecimientos, situados en Xàtiva, Torrent, Ontinyent, Museros y l'Alqueria de la Comtessa.

La apertura en San Antonio de Benagéber seguirá el modelo del resto de su oferta, unas tiendas que incluyen la comercialización de productos de alimentación, tanto perecederos como no perecederos, así como artículos de bazar que abarca desde menaje, jardín, ferretería o electricidad hasta textil, juguetes, papelería o productos para el automóvil.

Su estrategia de precios no incluye ofertas, sino que busca un precio bajo generalizado en el conjunto de sus productos, como aplica desde hace décadas Mercadona con su 'SPB. Siempre Precios Bajos'.

El solar de la antigua discoteca Arabesco tiene una superficie de 2.953 metros cuadrados edificados y otros 6.833 metros cuadrados que se dedicaban a aparcamiento y accesos. La nueva construcción deberá respetar la altura, pero podrá modificar el espacio ocupado.