Las Provincias

Un contenedor de ropa. LP
Un contenedor de ropa. LP

La recogida de ropa usada permite reducir 20.000 toneladas de CO2

Redacción. La implantación de contenedores de ropa usada en el término municipal de Riba-roja de Túria, tanto en el casco urbano como en las urbanizaciones, ha permitido recoger un total de 74.363 kilos en el último año, según los datos facilitados por las dos empresas encargadas de la recogida gracias al convenio bilateral suscrito con el ayuntamiento.

Los datos suponen un importante ahorro en emisión de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera gracias a las prácticas que se siguen en el proceso de recogida, selección y reutilización de las prendas destinadas a la posterior venta en las tiendas dispuestas al efecto con el objetivo de minimizar los efectos del cambio climático. En el caso de Riba-roja de Túria, la recogida de la ropa usada permite reducir el impacto en cerca de 19.520 toneladas de emisiones nocivas sobre el medio ambiente.

Las cifras de la ropa recogida en el año 2016 detallan que en una de las empresas se depositaron un total de 45.330 kilos de textil en los ocho contenedores instalados en las principales zonas del casco urbano y en los dos habilitados en las urbanizaciones de la Reva, Santa Mónica. La media de ropa recogida en cada uno de los contenedores alcanza los 4.500 kilos anuales.

La otra empresa ha ofrecido unos datos importantes relativos a la gestión de los quince contenedores de depósito de ropa con un total de 29.033 kilos recogidos a lo largo del año 2016. En trece de ellos se recolectaron 26.000 kilos en los depósitos habilitados en el casco urbano mientras que en los restantes 3.000 se recogieron en los instalados en las urbanizaciones de Entrenaranjos y Montealcedo. Los beneficios que generan el reciclaje de los 74.363 kilos de ropa repercuten sobre el medio ambiente ya que equivale a la emisión que generan 9.311 coches al año.

El alcalde de Riba-roja, Robert Raga, ha subrayado que en esta legislatura «hemos puesto en marcha el programa EcoRiba para la creación de riqueza, empleo y dinamización económica y social a través del medio ambiente, nos hemos unido al Pacto de Alcaldes por el Clima y la Energía parar reducir las emisiones de CO2 en un 40% hasta el año 2030 y, por último, nos hemos integrado en el Consejo de Gobierno de la Red Española de Ciudades para el Clima que nos permite poner en valor nuestra acción de gobierno en contacto con otras ciudades de España».