Las Provincias

Cooperación apoya los programas de paz para jóvenes en Colombia

Emili Altur cambia impresiones con Erika Ahumada.  Abulaila
Emili Altur cambia impresiones con Erika Ahumada. Abulaila

D. V. El diputado de Cooperación Internacional, Emili Altur, se ha reunido por primera vez con la directora de la Caja de Compensación familiar de Sucre (Comfasucre), Erika Ahumada, para conocer el programa de paz que desarrollan en Monte de Maria, Colombia, y estudiar las posibilidades de colaboración con los proyectos que desarrollan dirigidos a los jóvenes reincorporados, retomados y víctimas del conflicto armado del país.

Emili Altur ha señalado «la importancia de apoyar estos proyectos encaminados a la reinserción de los jóvenes» y ha explicado que «vamos a estudiar las diferentes vías de colaboración para que los talleres de formación que tienen programados se lleven a cabo y cumplan así su objetivo de evitar que los jóvenes se incorporen a las guerrillas».

Erika Ahumada ha explicado al diputado que los proyectos están dirigidos a jóvenes entre 14 y 21 años, y el objetivo de la caja de compensación «es disminuir la brecha social existente en los jóvenes, que constituyen el núcleo de población más grande que hay, y que están descubiertos del sistema público».

«Queremos evitar que en este proceso de paz los jóvenes se incorporen a bandas criminales emergentes, conocidas como Bacrim, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, por ello organizamos talleres de formación en los que se potencian sus habilidades y destrezas», ha explicado la directora de Comfasucre.

Además, Ahumada ha señalado que también elaboran rutas de empleabilidad y producción y que van a crear unidades productivas para que los jóvenes se puedan incorporar al mercado laboral y también sean capaces de generar sus propios proyectos.

Por otra parte, desde Comfasucre quieren impulsar intercambios culturales, «de manera que los jóvenes españoles, por ejemplo, sepan cómo es vivir en un entorno de conflicto armado, y, a su vez, para que los jóvenes colombianos conozcan otras realidades en las que prima paz.