Las Provincias

El juez del derrumbe pide el plan de emergencia de la zona de la central de Cortes de Pallás

Un geólogo oberva la montaña derrumbada en Cortes.
Un geólogo oberva la montaña derrumbada en Cortes. / lp
  • El juzgado encarga un informe topográfico a la Policía Judicial y que la administración e Iberdrola informen del dispositivo para afrontar riesgos en la montaña

¿Cuáles son los dispositivos de emergencia trazados por la empresa responsable de la central hidroeléctrica y la administración ante un eventual derrumbe de la inestable montaña de Cortes? ¿Había previsto algún operativo concreto en caso de que un hundimiento de la ladera de Cortes bloqueara el acceso al complejo eléctrico e incomunicara al pequeño municipio valenciano? El eventual corrimiento de tierras finalmente se produjo, y ni la incesante caída de cascotes en los meses previos o hasta la presencia de vecinos grabando el deslizamiento horas antes de que la ladera se viniera abajo evitó lo que hoy es motivo de una investigación judicial: el derrumbe de 7.000 metros cuadrados de tierra y piedras del macizo.

A preguntas de este tipo es a las que pretende dar luz la indagación que realiza el juzgado de instrucción número 1 de Requena. Según señalaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el juez ha procedido a ordenar a la Policía Judicial a que recabe información de la administración (Diputación y Generalitat) y la empresa propietaria de la central (Iberdrola) para que estos "den cuenta de los distintos planes de emergencia disponibles" en la zona en la que se produjo el desprendimiento. El objetivo de las pesquisas apuntan a confirmar hasta qué punto existían dispositivos encaminados a prever riesgos en la zona y operativos planificados para evitar riesgos a las propiedades y a las personas en caso de producirse algún incidente.

No es la única petición que pone el juzgado en la mesa de la Policía Judicial. El instructor también reclama a los especialistas la confección de un informe topográfico sobre las condiciones geológicas del macizo de Cortes de Pallás, añadieron desde el TSJCV.

Como adelantó LAS PROVINCIAS, la primera diligencia acordada por el juzgado de instrucción número uno de Requena es ordenar a los agentes que aclaren las circunstancias que envolvieron al hundimiento. Tal y como indicaron desde el Tribunal Superior, las pesquisas de la Policía Judicial deberán determinar "si el desprendimiento fue motivado exclusivamente por causas naturales o si influyeron aspectos relacionados con el estado de conservación".

Vibraciones

Casi un millón de metros cúbicos de tierra fueron extraídos del interior del macizo para crear en su interior túneles y galerías que albergan buena parte de las instalaciones del complejo hidroeléctrico Cortes-La Muela. Un estudio del Instituto Geológico y Minero de España (Igme), publicado en exclusiva por este periódico, puso sobre la mesa las "vibraciones" sufridas por la zona como una de las posibles causas condicionantes de la inestabilidad de la montaña.

Además, la investigación de la Guardia Civil de Cortes, que confeccionó un atestado preliminar entregado hace unos 15 días a los juzgados, preveía la inclusión de dos informes, del Ayuntamiento y de la Confederación Hidrográfica del Júcar, con el que complementar la investigación sobre la zona.

El estudio del Igme no es el único que subraya la inestabilidad del paraje en el que se enclava la central hidroeléctrica. Un mapa de deslizamientos de laderas realizado por investigadores del Ingeniería del Terreno y Urbanismo de la Universitat Politècnica de València ya detallaba la presencia de zonas con "riesgo muy alto" de sufrir movimientos de tierra en la zona del Valle de Ayora-Cofrentes. Y toda la franja en la que se sitúa la infraestructura hidroeléctrica se ubica en una zona catalogada de "riesgo de deslizamiento alto" hace ya 17 años por la hoy extinta Coput (la actual Conselleria de Obras Públicas, Urbanismo y Transporte, hoy de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente).