Las Provincias

El juez investiga si el deterioro del monte causó el derrumbe de Cortes de Pallás

Macizo de Cortes del que cayeron 7.000 metros cúbicos de tierra y piedras.
Macizo de Cortes del que cayeron 7.000 metros cúbicos de tierra y piedras. / Jesús Signes
  • El juzgado de Requena ordena a la Policía Judicial un informe para determinar si «el estado de conservación» del macizo influyó en el desprendimiento

La investigación judicial sobre las causas del derrumbamiento del macizo de Cortes de Pallás, que causó heridas a un vigilante de la central hidroeléctrica de Iberdrola, cortó la comarcal del pueblo y dejó aislado al pueblo por carretera comienza a dar sus primeros pasos. Tras la entrega por parte de la Guardia Civil de un atestado preliminar sobre lo ocurrido en la tarde del pasado 6 de abril, el juzgado de instrucción número uno de Requena ha ordenado a la Policía Judicial un informe sobre las circunstancias que envolvieron al deslizamiento de tierra.

Tal y como señalaron desde el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el objetivo de la investigación ordenada por el juez es determinar si en el derrumbe de 7.000 metros cúbicos de piedras y tierra "influyeron aspectos relacionados con el estado de conservación" de la montaña.

Como publicó en exclusiva LAS PROVINCIAS, un estudio del Instituto Geológico y Minero de España (Igme) fijó como causas condicionantes del hundimiento el estado geológico de la montaña y las "vibraciones" padecidas por el macizo. Justo en las profundidades del conjunto montañoso se encuentra la central hidroeléctrica Cortes-La Muela, con más de 900.000 metros cúbicos de tierras extraídos en miles y miles de camiones para construir galerías y túneles.

Eso sí, el propio análisis del Igme situaba como causas "desencadenantes" las copiosas lluvias caídas en la zona en los días previos al deslizamiento, al igual que la humedad acumulada en el subsuelo. El informe fue dado por bueno a finales de abril por el propio Consell, como atestiguó el conseller de Gobernación y Justicia, Luis Santamaría, durante su comparecencia en la diputación permanente de Les Corts.

¿Sólo causas naturales?

El informe encargado por el juzgado de Requena a la Policía Judicial pretende confirmar o descartar la presencia de circunstancias ajenas a las propiamente meteorológicas y geológicas en el deslizamiento. Es decir, determinar si el derrumbe "fue motivado exclusivamente por causas naturales", como indicaron desde el TSJCV, o si a estas hay que sumar los citados aspectos relacionados con la conservación de la montaña de Cortes.

Como también publicó este periódico, el atestado realizado por la Guardia Civil aguardaba igualmente la llegada de sendos informes sobre lo ocurrido: uno a realizar por el Ayuntamiento del municipio y otro de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ).

No son los únicos estudios que faltan por ponerse encima de la mesa, tras un suceso en el que ni una sola administración (ni el Gobierno central ni la Generalitat) han llevado a cabo informes para determinar las causas de lo ocurrido en el derrumbe. Otros dos dictámenes sobre el estado de la montaña deberán llegar de la mano de la Diputación y de Protección Civil, tras la negativa del Ayuntamiento de Cortes a aceptar el plan presentado por Iberdrola para retirar las rocas del desprendimiento.

El objetivo de los dictámenes reclamados por el Consistorio antes de dar por bueno el plan ideado por la hidroeléctrica es "tener las máximas garantías" de que todo lo que va a hacerse es la mejor solución para asegurar la situación de la inestable montaña.

Cuando todos los planes estén aprobados, y los permisos otorgados, los trabajos de desescombro y saneamiento pueden prolongarse entre tres o cuatro meses, por lo que la esperanza de los vecinos de Cortes de recuperar su conexión por carretera puede estar más cerca de 2016 que de cualquier otra fecha.