Las Provincias

Condenados a 5 años y medio por matar a su compañero de piso en Benicàssim

  • La Audiencia confirma que los dos acusados son culpables de los disparos de uno de ellos a la víctima

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Castellón ha ratificado el veredicto de culpabilidad del jurado y ha condenado a los dos acusados por matar con un arma de fuego a su compañero de piso en Benicàssim en el año 2000 a cinco años y seis meses de prisión por un delito de homicidio.

El jurado considera probado que los acusados G. B. L. e I. V. P., que convivían con la víctima y su novia en Benicàssim, caminaban por la calle sobre las 23:00 horas del 8 de noviembre de 2000 y "con la intención de acabar con la vida de la víctima, con una pistola semiautomática, G. B. L. efectuó varios disparos", uno de los cuales le impactó en el pecho, le afectó a la aorta y le causó la muerte.

G. B. L., según estima el jurado, tenía desavenencias con la víctima y actuó con la anuencia y el consentimiento del otro de los acusados.

Según la sentencia, los miembros del jurado llegaron a esta conclusión tras la declaración de los acusados -que ofrecieron versiones diferentes ante lo ocurrido-, de los testigos y de los informes periciales.

Considera el magistrado que el jurado ha realizado una "valoración acertada de los indicios existentes y las pruebas practicadas en el acto del juicio oral sobre la participación en los hechos de los acusados".

Los hechos declarados probados, constata la sentencia, son constitutivos de un delito de homicidio.

Del delito es criminalmente responsable G.B.L. y coautor I.V.P. porque existía "concierto entre ambos" para disparar a la víctima.

En cuanto a las atenuantes aplicadas en este caso, los miembros del jurado han declarado probado que la causa ha estado paralizada desde el 7 de noviembre de 2002 hasta el 15 de abril de 2014 por causas no imputables a los acusados.

El magistrado explica que los hechos tuvieron lugar en el año 2000 y las actuaciones se fueron sobreseyendo por falta de autor conocido.

Así, desde que se cometieron los hechos hasta que se han juzgado han pasado 16 años, por lo que las dilaciones indebidas se han tenido en cuenta para la fijación de la pena de prisión.

Explica el magistrado que el delito de homicidio es castigado penas de 10 a 15 años de prisión, pero al concluir la atenuante procede rebajar la pena y procede imponer una pena de 5 a 10 años de prisión.

Así impone una pena de prisión de 5 años y 6 meses porque considera que "no consta ningún motivo para imponerla más allá".

Asimismo se ordena indemnizar por daños morales al padre del fallecido con 30.000 euros más los gastos del óbito y el desplazamiento, que deberán todavía determinarse.