Las Provincias

La nutria vuelve a aparecer en la desembocadura del río Mijares

La nutria vuelve a aparecer en la desembocadura del río Mijares
/ EFE
  • Después de cuatro meses sin noticias se ha localizado el rastro de un ejemplar

La nutria ha vuelto a aparecer en la desembocadura del río Mijares, en Vila-real (Castellón), según ha podido comprobar la guardería rural del Consorcio, que ha encontrado rastros de al menos un animal en aguas arriba del azud.

Según ha informado el Ayuntamiento de Vila-real en un comunicado, después de cuatro meses sin noticias sobre la presencia de nutrias en el Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares, se ha vuelto a localizar el rastro de un ejemplar.

La localización de rastros distintivos del animal se ha producido en el transcurso de una inspección rutinaria del servicio de vigilancia de la Guardería Rural del Consorcio río Mijares. El guarda del Consorcio, David López, ha explicado que han determinado que se trata de una nutria por los excrementos.

"Suelen tener suficientes restos de cangrejo rojo americano, alguna espina de pescado y a veces pequeños huesos de micro mamíferos. Las nutrias suelen utilizar los mismos puntos para defecar. Hacen algo que se llama letrinas, es decir, suelen marcar y defecar en el mismo punto de manera repetida. También dejan rastros de huellas y rasguños", ha descrito.

Según el consistorio, hay dos características que han determinado que se trata de heces de nutria y no de visones americanos: un tamaño mayor de las defecaciones y el olor a pescado ya que las de los segundos producen un olor muy fuerte a deposición.

Los primeros rastros de nutria aparecieron en la desembocadura del río Mijares el pasado mes de octubre de 2015. Desde entonces la Guardería del Consorcio realiza un seguimiento "activo" de esta especie "tan rara y escasa" en los tramos bajos de los ríos valencianos.

"Desde el momento que detectamos presencia de nutria, la Guardería hace un seguimiento mensual de la especie junto con la Conselleria de Medio Ambiente. Tenemos varios puntos de control que vamos visitando periódicamente, al menos una vez al mes, ha puntualizado David López.

El Ayuntamiento ha explicado que, allí donde se establece la nutria, un animal "fuertemente territorial", expulsa "inmediatamente" a los visones americanos, una especie invasora introducida de Estados Unidos hacia los años 60 del siglo pasado.

De hecho la zona donde han vuelto a aparecer rastros de nutrias, aguas arriba del azud de Vila-real, estaba hasta ahora ocupada por visones americanos. "La zona también es territorio del visón. Hace cuatro meses que no encontrábamos rastro de nutria y en cambio encontramos de visón americano pero ahora los indicios de la presencia de visón han desaparecido con el retorno de la nutria", ha descrito.