Saltar Menú de navegación

Castellón

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sucesos

Sucesos

Un juzgado abrió una investigación por una agresión anterior que sufrió una de las jóvenes apuñaladas

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Agentes de la Guardia Civil y miembros de la comisión judicial junto al cadáver de la joven asesinada.
016 TELÉFONO DE ATENCIÓN A VÍCTIMAS DE MALOS TRATOS POR VIOLENCIA DE GÉNERO

Un amor no correspondido desencandenó el asesinato a cuchilladas de Carolina P. E., de 23 años, en Paiporta. El hombre detenido como presunto autor del crimen, Mohamed A., acosaba a la víctima desde hace varias semanas, según se desprende de las investigaciones.

Como ya adelantó LAS PROVINCIAS, el brutal apuñalamiento tuvo lugar sobre las 0.10 horas de la madrugada del lunes en la puerta del pub que regentaba la joven asesinada. Carolina P. E. murió en el lugar de los hechos, y su socia y amiga, Susana P. G., de 29 años, resultó herida muy grave al recibir cuchilladas en el tórax y abdomen.

El homicida esperó a sus víctimas en las inmediaciones de la calle Maestro Serrano y las atacó cuando se disponían a subir a un Mini. Carolina salió corriendo, pero fue perseguida y alcanzada por Mohamed A. Varias puñaladas acabaron con su vida.

Minutos después, el presunto homicida, Mohamed A., fue detenido por agentes del retén de la Policía Local de Ruzafa en colaboración con la Policía Local de Mislata. El arresto se llevó a cabo en el puente que une la carretera CV-400 con la calle San Vicente Mártir de Valencia.

El agresor, que llevaba la ropa manchada de sangre, fue trasladado al cuartel de la Guardia Civil de Paiporta. Mientras tanto, Susana se debatía entre la vida y la muerte en una ambulancia camino del Hospital General. Mohamed A., de 30 años y nacionalidad marroquí, era cliente habitual del local que dirigían las víctimas, aunque ya no frecuentaba el establecimiento, según informó el intendente jefe de la Policía Local de Paiporta, Fulgencio Torres.

La Guardia Civil baraja la hipótesis de que el crimen se debió a motivos sentimentales. Al parecer, Mohamed A. apuñaló a las dos jóvenes por despecho al no ser correspondido por una de ellas, Carolina.

Los investigadores descartan el robo como móvil del asesinato y centran sus indagaciones en la tortuosa relación de Mohamed con sus víctimas.


Trabajaron juntas en un fábrica
Carolina y Susana son de Picanya, aunque con una gran relación con Paiporta gracias al bar que regentaban. Un local tranquilo y nada conflictivo. Ambas jóvenes fueron compañeras de trabajo en una fábrica antes de montar el bar. Sus padres residen en Picanya.

La noticia del asesinato de la joven ha causado gran impacto en los dos pueblos, ya que las dos chicas eran muy queridas. Cerca de 200 personas participaron ayer en una concentración silenciosa, celebrada frente al Ayuntamiento de Paiporta, en repulsa por este brutal asesinato.

Un juzgado de Torrent abrió una investigación el pasado mes de diciembre por una agresión anterior que sufrió Susana P., la joven que se encuentra grave en el Hospital General. Según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia, el juez de instrucción número 7 de Torrent no tiene constancia de que se hubiese dictado una orden de alejamiento contra Mohamed A. Tampoco consta que se haya abierto ningún procedimiento penal contra el detenido en relación con ambas jóvenes.

Sin embargo, las víctimas siempre iban acompañadas porque tenían miedo. El acoso del individuo en los últimos días era ya agobiante. La Policía Local de Paiporta sí que ha realizado diversas intervenciones a requerimiento de las dos jóvenes, "que no llegaron a concretarse en denuncias policiales ni judiciales", según las mismas fuentes.

La decisión de incoar diligencias en diciembre en un juzgado de Torrent se adoptó ante la existencia de un parte médico por las lesiones que sufrió Susana P. La investigación para esclarecer las circunstancias en las que se produjeron estas lesiones sigue abierta.

Fuentes jurídicas señalaron que el asesinato no se puede catalogar como un crimen de violencia de género al no existir ninguna relación matrimonial o análoga ni convivencia entre la víctima y el detenido.

Vecinos de la zona, como Cristina y José, comentaron que el hombre "se ve que estaba enamorado de una de las chicas y ella le dijo que no".

sucesos@lasprovincias.es
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios

Noticias de Castellón

Ahora en Portada

Enlaces de Interes

Vocento
SarenetRSS