Las Provincias
Barrios de Valencia

Glorietas de Valencia con arte

  • Las grandes rotondas de la ciudad se encuentran coronadas por esculturas y figuras arquitectónicas

Las grandes rotondas se han convertido en un elemento más del paisaje urbano de Valencia. Y en esta ciudad, toda gran rotonda que se precie tiene alguna escultura o figura arquitectónica en medio.

Visitamos en primer lugar la avenida de las Cortes Valencianas. Junto a lo que algún día será el nuevo Mestalla se encuentra la Dama Ibérica. Se trata de una obra del valenciano Manuel Valdés inspirada en la Dama de Elche. Tiene 20 metros de altura y está realizada con 22.000 cabezas de cerámica de vidrio de color azul. Se inauguró el año 2007 y es un regalo del autor a la ciudad de Valencia.

La siguiente rotonda se encuentra en el bulevar sur, justo en la salida de la pista de Silla. Se le conoce comúnmente como la rotonda de Los anzuelos. Es obra de la empresa que se encargó de construir dicho bulevar. Consta de siete anzuelos gigantes, metálicos, rodeados por unos cuantos surtidores de agua.

En la Avenida Francia, justo en la Plaza Europa, se alza uno de los elementos más extraños de la ciudad. Es El Parotet, obra del artista de Mislata Miquel Navarro por encargo de la Fundación Bancaja. Es de acero y de color azul celeste, aunque once años después de su colocación le que ya poco color. Mide 46 metros y está valorada en 1,1 millones de euros.

Cerca de halló, al final de la calle Eduardo Boscá, se encuentra una de las más estrambóticas. Es obra del escultor castellonense Juan García Ripollés, y tiene como título ‘El homenaje al libro’. En su origen estuvo colocada en el Monasterio San Miguel de los Reyes, pero finalmente recaló en este cruce de Valencia. Está valorada en 360.000 euros.

Por último, visitamos una de las rotondas más emblemáticas de la ciudad. Es la Porta de la Mar, justo al comienzo de la calle Colón. Originalmente fue construida en 1946 como homenaje a los caídos en la Guerra Civil española. Con el paso de los años algunas inscripciones fueron eliminadas y se le llamó Porta de la Mar, en honor a la antigua entrada de la muralla valenciana que antaño se levantó en esos terrenos.