Puig asegura que su partido no intentó comprar el voto de Belmonte

El president de la Generalitat saluda al nuevo alcalde alicantino del Partido Popular, Luis Barcala, ayer en Casa Mediterráneo. / efe
El president de la Generalitat saluda al nuevo alcalde alicantino del Partido Popular, Luis Barcala, ayer en Casa Mediterráneo. / efe

La edil tránsfuga afirmó el jueves que un partido de izquierdas le ofreció un sueldo de 3.500 euros mensuales para apoyar la alcaldía socialista

E. P. / C. C. ALICANTE.

La crisis sigue abierta en el PSOE alicantino tras las los últimos movimientos originados a raíz de la dimisión de Gabriel Echávarri y el posterior fracaso en la investidura de Montesinos. Pero se agravó más si cabe tras las palabras de la tránsfuga Nerea Belmonte en el pleno del pasado jueves, donde aseguró que las fuerzas de izquierda trataron de comprar su voto para retener la Alcaldía. El president de la Generalitat y secretario general del PSPV, Ximo Puig, salió ayer al paso de las acusaciones y aseguró que el equipo negociador «nunca» ofreció un sueldo a la tránsfuga para que respaldara a la candidata socialista a la Alcaldía, Eva Montesinos, en el pleno de investidura de la semana pasada.

Puig se refirió así en Alicante al ser preguntado por la insinuación de Belmonte en una intervención en el pleno ordinario celebrado el jueves, en la que apuntó que la izquierda le había ofrecido en la negociación un sueldo de 3.500 euros e ir en las listas a las elecciones del año que viene. No especificó qué partido le realizó dicha propuesta, pero todas las miradas están puestas en el PSPV.

El voto el blanco de Belmonte impidió a los socialistas lograr la mayoría absoluta en la corporación y así la vara de mando local, tras la dimisión de Echávarri por su doble procesamiento, pasó al PP por ser el partido más votado en las pasadas elecciones locales de mayo de 2015.

El jefe del Consell mantiene que «no habrá problema» para reunirse con Barcala

En atención a los medios, tras la clausura del XI Encuentro de Comunidades Autónomas y Cooperación al Desarrollo que se celebró ayer en Alicante, Puig opinó que las declaraciones de Belmonte demuestran «sus escasas convicciones» y, por ello, consideró que «no tiene ninguna credibilidad». Según manifestó el jefe del Consell, «por todo lo que se me ha hecho llegar, nunca se le ha ofrecido nada económico y lo único que se ha ofrecido, que está firmado, es de carácter político».

«Cortina de humo»

Asimismo, tachó de «ridículo» que el PP haga de la situación «otra cortina de humo» porque «estamos ante una situación bastante lamentable como para seguir en esta deriva». Por ello, pidió ir a un «espacio de normalización» y en el que «los ciudadanos tomen nota de lo que ha ocurrido».

Preguntado por la petición del nuevo alcalde, Luis Barcala, para mantener un encuentro, el presidente del Consell sostuvo que la petición llegó ayer jueves por la tarde por carta y que no habrá problema en reunirse con el primer edil alicantino.

Así, aseguró que cualquier persona que quiera «interlocular» con él «lo tiene fácil». Según criticó, «No soy como el Partido Popular. Fui alcalde 17 años, y sólo una vez fui recibido por el president después de centenares de cartas». Por ello, aseguró que el encuentro se celebrará pero le reclamó al primer edil alicantino que antes «el ayuntamiento puede ir resolviendo algunas de las cosas de las que hablé ayer aquí, para ir solucionando problemas de las personas, que de eso se trata».

Sobre la situación vivida en la agrupación local, con la destitución el pasado lunes de Eva Montesinos como portavoz municipal y su restitución el miércoles, el president de la Generalitat reconoció que no ha sido «la mejor semana» y defendió actuar «siempre» pensando en los ciudadanos y en «de qué manera el PSPV puede ser más útil para la ciudad». Así, opinó que la agrupación local «está mejor» que a principios de semana y afirmó que es «favorable» al diálogo «externa e internamente», porque es «un fin».

Sin embargo, pidió «ideas» en favor de la «cohesión» y «no planteamientos que producen confrontaciones estériles e innecesarias». Puig aseguró que se está «encauzando» la situación. Además, señaló que será el partido «en un tiempo» quien determine el candidato local a la Alcaldía, aunque «en este momento la líder del grupo municipal es Eva Montesinos».

Más

Fotos

Vídeos