Saltar Menú de navegación

Alicante

Hemeroteca |
VALENCIA - ALICANTE - CASTELLÓN | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Opinión

arsénico por diversión

26.01.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
España ha entrado en ebullición con la campaña urbana iniciada por los ateos. Tras Londres, Nueva York o Roma, ha llegado el turno de que Madrid o Barcelona vean autobuses con proclamas ateas por sus calles. Después, al parecer es probable que la frase de "Dios no existe" empapele también Valencia.

Para contrarrestar, algunas organizaciones religiosas -tanto evangélicas como católicas- han iniciado otra campaña anunciando que vivir creyendo en Cristo hace más felices a los creyentes y -aunque no lo digan- a quienes les rodean, cuando aquellos cumplen de verdad lo que exige la predicación de Jesús.

Mucho podría decirse sobre las estrategias de unos y otros pero quisiera destacar una que tiene bastante que ver con la forma de ser valenciana: el sentido del humor. La razón es que el objetivo de la campaña no es convencer con sesudos argumentos sino impactar en los ciudadanos y para ello nada mejor que el humor, más presente, por cierto, en las campañas de los ateos que en las de los creyentes. Quizás por eso están resultando más efectivas.

Una excepción es el estilo de los lemas utilizados en Italia.

Hace unos días, cuando me disponía a hacer una foto a uno de los carteles de esa campaña, un romano me dijo: "¿Sabe el porqué de este cartel?", y me describió un panorama similar al que vivimos ahora en nuestro país. El lema de los ateos había sido "La mala noticia es que Dios no existe. La buena es que usted no le necesita", pero la réplica era mucho mejor que las vistas o previstas en España del tipo "Dios existe. Disfruta la vida en Cristo" o "Dios existe, yo soy su testigo". Algunos cristianos italianos habían optado por decir "Dios existe... y también los ateos lo saben".

En Valencia, de producirse la campaña atea, deberíamos promover una réplica simpática que resultara más convincente y menos dura para los ciudadanos que el mero enfado. Debería seguir la estela de aquella pintada de los sesenta que decía "Dios ha muerto. Firmado: Nietzsche" a la que acompañaba otra con un "Nietzsche ha muerto. Firmado: Dios".

Ahí va una propuesta: "Ateo, piénsatelo: si aciertas, no te enterarás nunca pero, si fallas, lo lamentarás eternamente" o bien: "La buena noticia es que puede que Dios no exista; la mala, que puede que Dios dude de que tú existas".
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS