El juez cita como investigados a la madre de la niña que fue rescatada de un ventanal en Luceros y a su novio

Badía Adami Khoulal, madre de la niña, con su pareja, Juan José Huerga. / Efe

La niña explicó que «no era la única vez que se quedaba solita» y que la pareja de la progenitora le había cogido del cuello en alguna ocasión

EUROPA PRESSALICANTE

El titular del juzgado de instrucción número 8 de Alicante ha citado a declarar como investigados a la madre de la niña que tuvo que ser rescatada por los bomberos el pasado mes de marzo al quedar colgando del ventanal de un séptimo piso en la plaza de Luceros de Alicante y al novio de esta.

Así, según dos providencias, a las que ha tenido acceso Europa Press, el novio de la progenitora tendrá que acudir a declarar al juzgado en calidad de investigado el próximo 26 de septiembre. Por su parte, la madre en un principio estaba citada como testigo, pero el juez ha estimado cambiar la condición en la que preste declaración a la de investigada tras estudiar los informes periciales. Está citada el 20 de septiembre.

También se cita a declarar como perito-testigo a la trabajadora social que realizó el informe de la niña para su custodia y al padre de la menor.

Las diligencias responden a la denuncia por presuntos malos tratos que presentó el padre de la menor, de 6 años, y que se basa, principalmente, en un informe emitido por una psicóloga que evaluó a la pequeña a raíz del suceso ocurrido. Así, la niña verbaliza que "no era la única vez que se quedaba solita" y que la pareja de la progenitora le había cogido del cuello en alguna ocasión, además de castigarla a estar a oscuras, hechos que se sostienen en la denuncia.

El informe fue posteriormente ampliado y la psicóloga "le da total credibilidad a lo indicado por la menor dado que lo ha manifestado en bastantes ocasiones en las sesiones terapéuticas en la que ha estado con ella".

Guarda y custodia

Por otra parte, el juzgado de Primera Instancia número 8 de Alicante --Juzgado de Familia-- el pasado junio estimó parcialmente la demanda promovida por el padre de la menor y le dio la guarda y custodia de la niña.

La sentencia confirmó de este modo el auto de medidas provisionales dictaminado el pasado abril y modificó las medidas adoptadas por el mismo juzgado en la sentencia de divorcio de 15 de enero de 2015 en el sentido de que "el ejercicio de la patria potestad sobre la hija menor de la pareja será conjunto por ambos progenitores, si bien quedará bajo la guarda y custodia de su padre". Una medida que será revisable mensualmente.

El progenitor alegaba que la madre incumple reiteradamente la obligación de permitirle hablar por teléfono con su hija, no le deja participar en las cuestiones esenciales de su desarrollo socioeducativo y "lo que es más trascendental, ha procedido a abandonar a la menor de manera reiterada poniendo en grave peligro su vida" y cita el episodio en el que tuvo que ser socorrida por los bomberos.

La resolución reconoce que el padre "no ha tenido la misma implicación que la madre en la atención y cuidado de la menor como se refleja en el informe" y añade que resulta ser "una persona intransigente con la que resulta extremadamente difícil dialogar y comunicarse", pero afirma que esto no implica que no se preocupe por el bienestar de su hija y "tenga también aptitudes para su atención y cuidado".

Además, resalta que "no pueden obviarse en absoluto los hechos acontecidos el 1 de marzo de 2017" y que motivaron la existencia en la actualidad de un procedimiento penal contra la madre por la presunta comisión de un delito de abandono de menores, "quedando acreditado siquiera indiciariamente que la dejó sola en su domicilio por la noche durante al menos 45 minutos, motivando que la menor se levantara de la cama y al no encontrar a su madre saliera al balcón, con intervención de los bomberos y milagrosamente hoy está viva".

Fotos

Vídeos