Fiscalía pide 169 años de cárcel y 8,1 millones para seis acusados de estafar a Hacienda con un entramado de empresas

El ministerio público les imputa inicialmente 13 delitos

EUROPA PRESSAlicante

La sección tercera de la Audiencia de Alicante juzgará a partir del próximo lunes a seis personas acusadas de estafar a Hacienda mediante la devolución indebida del IVA a través de un entramado de empresas dedicadas a la compra-venta de turismos de alta gama. La Fiscalía solicita provisionalmente penas que suman 169 años de cárcel para todos ellos y una indemnización para Hacienda de 8,1 millones de euros.

El ministerio público les imputa inicialmente 13 delitos contra la Hacienda Pública, un delito de blanqueo de capitales -alternativamente constituiría un delito de insolvencia punible- y un delito continuado de falsificación de documentos mercantiles, según el escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press.

Así, pide provisionalmente para los procesados penas que suman 169 años de cárcel, aunque con la aplicación del artículo 76 del Código Penal la pena a imponer tendrá el límite legal del triple de la más grave. Además, establece multas para cada uno de los delitos que van desde los 3.000 a los 20 millones de euros y una indemnización de más de 8,1 millones de euros.

Según Fiscalía, los hechos se cometieron mediante la existencia de determinadas mercantiles que, en ocasiones, se solapan y otras veces se van sucediendo en el tiempo y que ostentan distintos domicilios sociales aunque desempeñan principalmente la actividad empresarial en el mismo lugar físico, en la avenida de Benidorm de San Juan de Alicante. La totalidad de estas sociedades pertenecen a un mismo grupo empresarial, con una única dirección y gestión, que ejerce uno de los acusados.

Las mercantiles se dedican a la compra-venta de vehículos de alta gama procedentes de la Unión Europea (UE), normalmente de Alemania, "con la finalidad de obtener un beneficio económico derivado de una mecánica de defraudación en el IVA, en la realización de operaciones comerciales con empresas ubicadas en la UE, que son las denominadas "operaciones intracomunitarias", al dedicarse al comercio de los turismos, trayéndolos sin pagar el IVA, pero simulando una operación interior con IVA para poder deducirselo soportado o pagado, "que no es real ni cierto".

Tres años

Para la consecución de este fraude, que se realiza entre los años 2004 y 2007, utilizan una red de empresas llamadas "trucha" y "pantalla". Las primeras son sociedades efímeras cuyos administradores son "meros testaferros" que se constituyen en primer comprador del turismo a otro país de la UE, que hace la adquisición sin pagar el IVA, pero que lo vende con este impuesto, cuyo importe no ingresa en la Hacienda Pública.

Las segundas aluden a las entidades que compran después a las llamadas "truchas", y que debido a una o más transmisiones complica la localización y el control de las mismas y su verdadero origen, procediendo finalmente a la venta al distribuidor, que en realidad ha sido el comprador inicial del turismo, quien lo enajena al consumidor final.

Con este procedimiento, según establece el escrito, se introducen en España vehículos de lujo que llegan al destinatario final a precios muy inferiores a los del resto del mercado, "ya que el beneficio del distribuidor viene dado, no por el margen entre precio de venta y de compra, sino por la elusión del IVA que, deducido por la empresa distribuidora, no ha sido sin embargo ingresado por la empresa interpuesta". El objetivo es documentar la compra en el exterior y generar una factura de venta a una empresa con estructura real.

Fotos

Vídeos