Un niño de ocho años muere en el asalto a una casa de Elda y la pareja de su padre aparece maniatada

La Policía, en el lugar del suceso en Elda.
La Policía, en el lugar del suceso en Elda. / EFE

Dos hombres que ocultaban su rostro con cascos de moto atacaron a la mujer y al niño cuando salían de la casa y les obligaron a entrar

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Un niño autista de ocho años murió el miércoles en Elda durante el supuesto asalto a una vivienda perpetrado por dos hombres que ocultaban sus rostros con sendos cascos de moto. La pareja del padre adoptivo del menor fue atada a una silla por los asaltantes, y tenía una bolsa en la cabeza y numerosos golpes cuando fue encontrada por la Policía Local. Los dos individuos huyeron cuando el niño sufrió una parada cardiorrespiratoria mientras la mujer seguía maniatada a su lado sin poder ayudar al menor.

Los extraños hechos ocurrieron sobre las 20.30 horas del miércoles en un piso de Elda, donde el niño pasaba unos días de vacaciones con su padre adoptivo y la pareja de este. Los asaltantes esperaban a la joven y al niño en el rellano de la vivienda y, tras obligarlos a entrar, propinaron golpes a la mujer y luego la maniataron, según la versión de la víctima.

Tras llamar una persona al 112 para informar de los graves hechos, varias patrullas de la Policía Local y Policía Nacional de Elda acudieron con urgencia al lugar. También se movilizó un equipo del SAMU. Los primeros agentes que llegaron a la casa descubrieron la dramática escena. El cuerpo de un niño desnudo yacía en el suelo, y una joven de unos 30 años y embarazada de cuatro meses estaba maniatada en una silla y pedía auxilio. La víctima tenía también una bolsa en la cabeza.

El edificio se llenó de policías y sanitarios en pocos minutos. En un primer momento, los agentes creían que la mujer y el niño, que estaba desnudo, podrían haber sufrido una agresión sexual, aunque luego lo descartaron cuando hablaron con la víctima, que tiene una grave deficiencia auditiva pero lee los labios de quien conversa frente a ella. La policía realizó el jueves por la tarde una reconstrucción de los extraños hechos según la versión de la víctima. Durante dos horas, un grupo de policías volvieron a inspeccionar la vivienda y preguntaron a la mujer para esclarecer las dudas que tenían sobre su relato.

Según informaron fuentes de Centro de Información y Coordinación de Urgencia (CICU), los servicios sanitarios de emergencias y la policía recibieron a las 21.19 horas del miércoles el primer aviso del asalto. Un policía local de Elda y el personal del SAMU practicaron maniobras de reanimación al niño durante cerca de 45 minutos, pero no lograron recuperar sus constantes vitales.

Tras confirmar el médico la muerte del menor, el cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Alicante para practicarle la autopsia. El informe de los forenses no ha sido concluyente respecto a la causa de la muerte, aunque apunta a una posible asfixia. La familia del niño cree que pudo fallecer por un ataque epiléptico. La policía ha enviado muestras biológicas del menor al Instituto Nacional de Toxicología para que los expertos las analicen y puedan determinar con mayor exactitud las causas del fallecimiento.

Un equipo de Policía Científica realizó una minuciosa inspección en la vivienda para buscar huellas de los asaltantes. Los agentes también examinaron el cadáver y tomaron fotografías de la habitación donde ocurrieron los violentos hechos. El pequeño padecía diversas patologías y su cuerpo no presentaba golpes ni marcas de estrangulación ni ningún otro signo externo de violencia.

El menor vivía desde los tres años de edad con sus padres adoptivos, que se separaron, y justo esta semana le tocaba pasarla con su padre. Las primeras investigaciones del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional de Alicante se centran en el círculo de amistades de la pareja. Los agentes tratan de identificar a los dos asaltantes pese a que ocultaron sus rostros con los cascos de moto y la víctima facilitó a la policía pocos rasgos físicos de estos individuos. La policía baraja varias hipótesis e investiga también si el padre del niño o su actual pareja habían recibido amenazas o tenían enemigos.

La mujer hallada maniatada, cuya identidad omitimos para preservar su intimidad, es la novia del padre adoptivo del menor. La víctima recibió varios golpes pero el bebé que espera no corre inicialmente peligro, según el reconocimiento ginecológico que le realizaron. La víctima fue trasladada al Hospital General Universitario de Elda, donde permaneció ingresada toda la noche.

El padre adoptivo del niño, que no se encontraba en la vivienda en el momento del asalto, sufrió un ataque de ansiedad cuando le dijeron que su hijo había muerto. Las escenas de dolor se sucedieron en la calle. Varios amigos de la pareja acudieron al domicilio nada más enterarse de la trágica noticia, pero la policía no les dejó entrar.

La madre de acogida del niño también se desplazó a la casa de su exmarido y necesitó asistencia médica por el fuerte impacto emocional que sufrió tras hablar con la policía. El Ayuntamiento de Elda decretó el jueves un día de luto oficial y las banderas de la Casa Consistorial ondearon a media asta en señal de duelo por la muerte del niño.

Fotos

Vídeos