Las Provincias

El proyecto de 'puerto seco' necesita medio millón de euros de Generalitat

  • Conselleria retrasa la subvención europea a la próxima convocatoria al exigir un proyecto de mayor envergadura

La quinta marcha que llevaba el proyecto del Intercambiador ferroviario de la Vega Baja ha frenado al llegar a Valencia. La Generalitat Valenciana no se comprometió en la reunión de hace unos días a sufragar medio millón de euros, que era la mitad de lo que costaría el proyecto constructivo del llamado 'puerto seco', por lo que los municipios tendrán que esperar a la próxima convocatoria de subvenciones de la Unión Europea.

El Ministerio de Fomento vio con buenos ojos un intercambiador que considera viable. No obstante, el Consell es el competente para realizar permutas de terrenos y conceder licencias en los saldares de San Isidro. Todo quedaba pendiente de la reunión del pasado martes donde la dirección general de Obras Públicas y Vertebración del Territorio pidió primero un estudio de modelo de negocio, que es como el proyecto de viabilidad pero a gran escala. Esto supone una cortapisa para algunos agentes interesados que ven como el proyecto pierde fuelle ante la negativa de Valencia de aportar la mitad del coste del proyecto constructivo.

En el otro lado se encuentra el portavoz de los alcaldes, Francisco Maciá, que consideró que este estudio que pide Obras Públicas «se comprometió a sufragarlo y después viene el proyecto constructivo que no tiene por qué valer un millón de euros». En cualquier caso el gobierno de Ximo Puig retrasa la futura Zona de Actividades Logísticas (ZAL) de la comarca porque al parecer «están hartos de sufragar proyectos inviables». Para ello se encargó este nuevo análisis que debe calcular el número exacto de empresas y volumen de exportaciones que realizan tanto en la Vega Baja como en el Bajo Vinalopó.

Desde Asemvega valoran que esperar un año a las nuevas convocatorias de subvenciones de la UE no es un retraso puesto que «podrían no conceder las subvenciones». En la agrupación de empresarios relativizan tanto el coste del proyecto de obra como el presupuesto global de 25 millones de euros, puesto que «son solo tres kilómetros de autovía» comentó el portavoz, Javier García.

La viabilidad del proyecto es óptima para Fomento y cumple los requisitos que fija Bruselas, si bien el organismo que debe pedir la implantación del intercambiador es la Generalitat Valenciana. Desde Asemvega se espera una nueva reunión a tres bandas entre ayuntamientos, Fomento y Obras Públicas para «determinar de quién es cada competencia y para que unos no se echen los balones a otros».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate