Las Provincias
Una hilera de vehículos circula por la Corredora, que el tripartito quiere peatonalizar.
Una hilera de vehículos circula por la Corredora, que el tripartito quiere peatonalizar. / Matías Segarra

Primer paso para el cierre de la Corredora

  • Un informe municipal sobre la ordenación de tráfico determinará si se peatonalizan calles adyacentes

  • El tripartito, satisfecho con la medida provisional de prohibir el paso de vehículos los sábados, por la menor contaminación y el impulso comercial

El cierre al tráfico definitivo de la Corredora está cada vez más cerca. La Junta de Gobierno Municipal aprobó ayer encargar a los técnicos municipales un estudio de la ordenación de la circulación de vehículos en la zona centro, así como la redacción del proyecto de la peatonalización de la citada vía.

Así lo anunció ayer la portavoz, Patricia Macià, quien señaló que el primero de ellos determinará si también se incluyen calles adyacentes. Además, valoró positivamente la experiencia piloto que está en marcha desde el año pasado para cerrar el acceso a la Corredora durante los fines de semana. «Se ha visto que tiene buenos resultados, mejora el espacio público, la calidad del aire al reducir la contaminación y contribuye a la dinamización comercial de la zona centro», comentó.

Por su parte, el portavoz adjunto, Antonio García, opinó que «es un tema que nos interesa y es clave para desarrollar un modelo sostenible de ciudad». Señaló que la principal fuente de contaminación son los vehículos y explicó que el cierre al tráfico de la Corredora sería un atractivo turístico más. Agregó que la peatonalización de los centros de las ciudades es un modelo que se está imponiendo en Europa y España y subrayó que sería «un gran logro», de cara a conseguir la certificación de Capital Verde Europea.

En este sentido, la edil de Movilidad, Esther Díez, recordó que la iniciativa de cerrar al tráfico la Corredora se puso en marcha el pasado mes de abril y funciona los sábados de doce del mediodía a doce de la noche, aunque se permite el paso del transporte público y de los vehículos de emergencias. Asimismo señaló que hay varios aparcamientos privados.

Precisamente el informe de los técnicos tendrá que desvelar si, una vez peatonalizada, se les sigue dando acceso o no, y en caso afirmativo si habrá un sistema para entrar como en otras ciudades, por ejemplo, a través de pivotes.

Señaló que para elaborar el citado documento se tendrá en cuenta el Plan de Movilidad del 2009, en el que ya se contemplaba el cierre al tráfico de la céntrica calle y cómo organizar el tráfico.

Está en el aire si la peatonalización también incluirá la única calle adyacente que está abierta al tráfico en la actualidad, la calle Victoria. De momento, no se contempla Major de la Vila ni Salitre, al estar incluidas en el proyecto del nuevo Mercado Central como la entrada y salida del futuro aparcamiento subterráneo. Inicialmente tampoco el carrer Fatxo ni Uberna, que en principio seguirán abiertos al tráfico.

En cambio, sí está en los planes del equipo de gobierno hacer peatonal la Replaceta de les Barques. De hecho, en los presupuestos municipales se ha incluido una partida para esta actuación, aunque está supeditada a la venta de terrenos municipales, según indicó la edil de Movilidad, quien comentó que «se trata de una zona muy céntrica, con establecimientos hosteleros y mucha actividad, peatonalizarla permitiría cerrar al tráfico toda esa zona desde el Gran Teatro, además de que daría más luz al entorno».

Polémica por los gastos

También la primera fase del cierre al tráfico de la Corredora está incluida en las cuentas municipales de este año, en concreto con 600.000 euros. El hecho de que el proyecto se lleve a cabo con fondos municipales y no a cargo de la empresa constructora del nuevo Mercado Central, Aparcisa, generó polémica.

El alcalde anunció en septiembre que el coste sería asumido por el Ayuntamiento, pese a que es una de las cláusulas que está incluida en el contrato con la empresa adjudicataria del Mercado. Una cuestión a la que se opone el grupo municipal popular, que en la anterior legislatura firmó dicho documento con la mercantil y considera que el gasto debe ser asumido por ella.

González consideró entonces que la dotación presupuestaria prevista por la firma gallega «es muy baja», mientras que la iniciativa municipal es de «mayor alcance». Sobre este asunto, comentó que los 376.000 euros que la adjudicataria presupuestó para «la mejora del entorno» son «insuficientes» para llevar a cabo el citado proyecto.

Por otra parte, la Junta de Gobierno Local aprobó ayer que la calle Eucaliptus, donde se encuentra la Ciudad de la Justicia, pase a denominarse Abogados de Atocha, tal y como pidió en su día el Colegio de Abogados de Elche.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate