Las Provincias

Sabina Galindo ayer, en la sala de prensa municipal.
Sabina Galindo ayer, en la sala de prensa municipal. / A. Aragón

La gestión de la atención temprana será municipal a través de Uryula Histórica

  • El Consell Jurídic Consultiu dice que no hay impedimento en pagar a los trabajadores porque no se aumenta la masa salarial como afirmaba el informe del interventor

Dos años después de que la gestión de la atención temprana pasara a un estado 'alegal' a través del pago a la asociación Dinoco para que realizara el servicio sin mediar contrato con el Ayuntamiento y con facturas reparadas por la Intervención -que decidió no renovar el convenio anterior-, el colectivo de padres y madres que llevan a sus hijos a este centro empezó ayer a ver la luz. La socialista Carolina Gracia adelantó que el Ayuntamiento tenía desde el miércoles la aclaración pedida al Consell Jurídic Consultiu de la Comunitat Valenciana, que viene a decir que el servicio puede prestarse de forma directa desde el municipio, el anuncio de que así será, en este caso a través de la sociedad Uryula Histórica, lo realizó la edil de Bienestar Social, Sabina Galindo, a medio día.

Galindo aseguró que el equipo de gobierno estaba a la espera de esa aclaración después de que el interventor accidental emitiera un informe en el que decía que por ley, no se puede incrementar la masa salarial en más de un 1%, lo que para el Ayuntamiento oriolano serían en torno a los 53.000 euros, una cifra que no tiene nada que ver con los alrededor de cuatrocientos mil euros que cuesta en sueldos este servicio. El Consell Jurídic aprecia que puesto que la atención temprana ya se estaba prestando no se puede considerar como algo nuevo, además de que el dinero está en presupuesto y por tanto no supone ningún aumento de la masa salarial, y no hay por tanto ningún impedimento para asumir la gestión de forma directa. «Esto nos permite continuar en nuestro camino y que sea Uryula quien lo asuma», dijo Galindo, quien aseguró que esa ha sido siempre la intención del equipo de gobierno «y con esto creo que acallamos al sector de la oposición que nos acusaba de tener intención de licitar, porque nunca ha sido así».

Ahora lo que habrá que hacer será elevar a Pleno la encomienda de gestión a Dinoco y pasarlo por los distintos órganos de la sociedad municipal para poder hacerlo efectivo. Aunque la concejal dijo que le gustaría que esa encomienda vaya al Pleno de este mes consideró que quizá sea demasiado apresurado, por lo que no descartó llevarla a una sesión extraordinario cuando esté preparado todo el trámite. Con respecto a Uryula Histórica, la edil indicó que puesto que se le amplió en su momento el objeto social para hacerse cargo de servicios sociales no debe haber impedimento alguno para que sea así, aunque precisó que se deben dar una serie de pasos a nivel administrativo antes de que la gestión directa sea una realidad.

El Ayuntamiento tendrá que solucionar, por ejemplo, la situación de las trabajadoras. Para entrar a trabajar a la empresa pública, de hecho, habrá que realizar un concurso de oposición o méritos para la selección del personal, si bien las doce empleadas que en la actualidad tiene el servicio de atención temprana demandaron el pasado verano al Ayuntamiento para reclamar su derecho a ser personal municipal, un tema del que todavía no se ha celebrado juicio en el Juzgado de Lo Social. Galindo afirmó que en este sentido se seguirán las instrucciones que marquen los técnicos y se acatará la resolución que dicte la Justicia y que en todo caso, aunque el informe llegó el miércoles al Ayuntamiento, no se quiso adelantar nada hasta que se pudiera analizar por los servicios municipales para decidir qué decisión tomar.

Ayer a mediodía se dio a conocer esta decisión también a la directiva de Dinoco, y algunos de sus miembros acudieron al Ayuntamiento. No obstante no será hasta el lunes probablemente cuando se sienten con Sabina Galindo para hablar tranquilamente de un tema que les lleva de cabeza desde hace dos años. En todo caso en el colectivo que agrupa a padres y madres de los usuarios del centro de atención temprana se mostraron contentos porque aunque ellos apostaban por la gestión pura y dura desde el Ayuntamiento sin empresas municipales de por medio, en parte han logrado su objetivo que era que el servicio no se licitara a una empresa privada. Su mayor temor en este sentido era que se pudiera perder calidad en la atención que reciben sus hijos e hijas.