Las Provincias

Cambiemos alega que no hay demanda para hacer 1.500 casas en Cala Mosca

Imagen de archivo de Cala Mosca.
Imagen de archivo de Cala Mosca. / A. Aragón
  • El grupo municipal dice que el plan en exposición no contempla tampoco las medidas de protección suficientes para las especies en peligro de la zona

La coincidencia de la exposición pública del plan de urbanización de Cala Mosca en el Ayuntamiento y la del Pativel -que no incluye este último kilómetro virgen del litoral oriolano- en la Generalitat han llevado a Cambiemos a alegar a ambos documentos con los mismos argumentos. La concejal Marta Guillén dio a conocer ayer el sentido de las alegaciones presentadas que se mueven en dos líneas fundamentales, la socieconómica y la ecologista. Con respecto a la primera Guillén cuestionó que haga falta construir 1.500 viviendas en este punto puesto que no hay un crecimiento de población que lo justifique, y afirmó que lo único que se hace es promover el modelo de turismo residencial «que para nosotros es perjudicial» y añadió que no promueve el empleo estable ni contribuye a estabilizar la economía.

En segundo lugar aseguró que las carencias en infraestructuras y servicios básicos en la actualidad en Orihuela Costa ya son motivo suficiente para no hacer más viviendas «porque disminuye la calidad de vida y condiciona la habitabilidad». En cuanto a la protección del medio ambienta, para Cambiemos el plan urbanístico no cuenta con medidas de protección suficientes para las dos especies en peligro de extinción de la zona, una planta, la jarilla cabeza de gato y un tipo de caracol. En este sentido afirmó la edil que se plantea que en la zona con mayor concentración de estas especies, al sur del sector, se construyen zonas de juegos y verdes, algo que dijo que no garantiza la pervivencia de estas especies. Asimismo comentó que no aparece la cañada real que cruza la zona «de la que no se ha hecho deslinde», al tiempo que tampoco aparece la zona de microrreserva de jarilla declarada en el 2014 en la parte de los acantilados.

Cambiemos no se parará en esas alegaciones puesto que Marta Guillén aseguró que se ha reabierto el contacto con la Unión Europea para pedir una mayor proyección a través de la eurodiputada de Izquierda Unida Marina Albiol, y aseguró que en lo que se refiere a la documentación que el Ayuntamiento de Orihuela ha puesto a disposición de los vecinos en la página web no está completa, dado que precisó que en Urbanismo hay más documentos, y comentó que ese podría ser además un motivo para pedir la nulidad del proceso. Guillén echó de menos que otros grupos políticos hablen de este plan «porque se repite una amenaza del pasado de que se va a construir el último kilómetro de costa virgen que queda en Orihuela». Cambiemos lo que ha hecho al respecto ha sido ponerse en contacto con partidos políticos y vecinos de la costa con los que se han planteado la realización de movilizaciones.

La edil aseguró que para ella la simple contestación que ha tenido este plan a lo largo del tiempo sería motivo suficiente para plantear su supresión, y recordó cómo la Unión Europea, a solicitud del expresidente de Claro, Bob Houliston, se encargó de reclamar tanto a la Generalitat como al Ayuntamiento la tramitación de la actuación urbanística con un estudio de impacto ambiental que es el que ahora ponen en entredicho.