Las Provincias
Pago de la licencia firmado por el alcalde y el interventor. :: c. m. a.
Pago de la licencia firmado por el alcalde y el interventor. :: c. m. a.

La empresa que tapió el escudo del viejo juzgado pidió y pagó la licencia en octubre

  • El PSOE pide al equipo de gobierno que sea tan diligente para cerrar el expediente sancionador abierto a la Conselleria y pedir disculpas como lo ha sido para abrirlo

«Atendido que por los servicios municipales han comprobado que por Conselleria de Justicia, Administraciones Públicas, Reformas Democráticas y Libertades Públicas se han realizado obras, consistentes en tapiado de escudo en fachada de 1,25M x 1,25M aproximadamente con bloque cerámico sobre perfil metálico, sito en calle Santas Justa y Rufina número 9 (antiguo Palacio de Justicia) Orihuela, sin contar con la preceptiva licencia municipal». Este es el primer párrafo del informe que fue el martes a junta de gobierno y que supuso la apertura de expediente por parte del Ayuntamiento a la Conselleria de Justicia por hacer la obra sin licencia, un párrafo que queda desmontado teniendo en cuenta, según la documentación a la que tuvo acceso ayer este diario, no solo que la licencia estaba pedida con su correspondiente declaración responsable por tratarse de una obra menor, sino que el pago de la misma tiene la firma tanto del alcalde como del interventor. Esto fue el 28 de octubre pasado, y el 'quid' de la cuestión que desmonta todo el informe citado está en que la licencia no la pidió la conselleria sino la empresa que ejecutó la obra el pasado mes de diciembre después de que Cultura diera autorización para el tapiado el 30 de mayo.

En la documentación entregada por la mercantil al Consistorio aparece igualmente un informe técnico que indica cómo se iba a realizar el trabajo así como la documentación que se pide a cualquier empresa que realiza una obra menor mediante el procedimiento de declaración responsable con un presupuesto, como el de este caso, de 1.210 euros. Así las cosas desde el PSOE su portavoz, Carolina Gracia, insistió en el argumento que ya dio el pasado martes de que lo único que se pretendía por parte del gobierno popular del Ayuntamiento era abrir una nueva guerra con el Consell, al que se acusó tanto de no haber pedido la licencia de obra como de no haber cumplido con la forma constructiva que pedía la Conselleria de Cultura -cosa que deberá aclarar esta administración- y se pidió ejemplaridad como a cualquier otro vecino que quiere hacer un trabajo de este tipo en su casa. Esa misma ejemplaridad pidió Gracia a los responsables municipales a los que instó a ser tan diligentes para cerrar el expediente sancionador como lo fueron para abrirlo y les pidió que se ahorren el dinero de la carta para enviarlo a Valencia «y en lugar de eso manden una carta, pero de disculpas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate