Las Provincias

El Ayuntamiento tendrá que reponer las placas de cuarenta calles franquistas

Cambio del nombre de la calle Capitán Meca por el de Negre Lloma, hace unas semanas.
Cambio del nombre de la calle Capitán Meca por el de Negre Lloma, hace unas semanas. / R. A.
  • Una jueza decreta la suspensión cautelar del proceso pedida por el PP y acusa al tripartito de «hurtar» al órgano judicial sus competencias al haber hecho ya los cambios

Los nombres franquistas volverán al callejero de Alicante. La jueza titular del juzgado de lo contencioso-administrativo número cuatro de Alicante ha emitido un auto en el que admite la petición de suspensión cautelar del procedimiento de cambio de nombre de estas calles, emitida por el PP, y además obliga al Ayuntamiento a retirar todas las placas nuevas que ha colocado, cerca de 40, según Estadística, y restablecer las antiguas.

El grupo municipal del PP presentó un recurso contencioso-administrativo contra el acuerdo de la Junta de Gobierno Local que aprobaba no solo la retirada de nombres franquistas, sino también su sustitución por otros nuevos.

Los argumentos que sustentan su recurso son básicamente cuatro. Consideran que el acuerdo es «nulo» por haber sido aprobado por la Junta sin pasar por Pleno; que la Comisión de la Memoria Histórica no era competente para asignar un nuevo nombre a las calles; que se vulneró la Ley de Memoria Histórica al proponer y acordar el cambio de nombres de calles que nada tienen que ver con los supuestos contemplados en la misma; y que la comisión se «extralimitó» al proponer nombres para calles y lugares de la ciudad que carecen de él.

El recurso de los populares solicitaba como medida cautelar la suspensión del procedimiento iniciado por el Ayuntamiento para el cambio de nombres. Una suspensión que ahora la jueza admite.

El problema es que, en este intervalo de tiempo, el Ayuntamiento ya ha ejecutado la mayoría de los cambios previstos. Eran 46 y ya se han sustituido al menos 40, según el concejal de Estadística, Daniel Simón.

Ello pese a que el PP ya le advirtió de que la jurisprudencia ha fijado que las administraciones no pueden actuar mientras un juez dilucida si concede o no una suspensión cautelar.

«Precipitado e inmotivado»

Ahora la jueza también les da la razón en este particular y es bastante dura con el Ayuntamiento, del que dice que «pese a tener conocimiento no sólo de la pendencia de un recurso contencioso administrativo sino además de la apertura de la correspondiente pieza de medida cautelar, procedió de manera precipitada e inmotivada - dado que no concurríanrazones de urgencia que justificaran tal inmediato proceder-, a iniciar la ejecucion del acto administrativo impugnado, retirando las placas de rotulacion de las vías publicas afectadas y colocando en su lugar otras placas con las nuevas denominaciones, así como comunicando el contenido del acuerdo a las personas, entidades y organismos afectados por dicho cambio».

Es más, añade que el Ayuntamiento basó sus alegaciones a la solicitud de la medida cautelar en que «carecía de objeto ya que el acto administrativo ya se estaba ejecutando».

La magistrada entiende que el Consistorio, al haber comenzado cambiar las calles pese a tener conocimiento de la pendencia de la tramitación de una medida cautelar, de alguna manera ha resuelto sobre la medida instada y, por tanto, «hurtó tal competencia al órgano judicial».

Es por ello que ahora exige al Ayuntamiento, no solo que paralice el cambio de nombre de las calles, sino también «el restablecimiento, a la mayor brevedad posible, de las placas de rotulacion de las vías públicas primitivas y retirada de las placas nuevas», así como la paralización de todos los tramites administrativos iniciados en orden al cambio de denominación de las vias afectadas y las comunicaciones oportunas a las personas, entidades, organismos afectados, y a los jefes de los distintos ámbitos y unidades administrativas municipales.

Contra esta resolución judicial cabe la presentación de un recurso de apelación, pero ello no exime al Ayuntamiento de tener que aplicar los cambios que se le exigen.

Así, tendrá que volver a colocar las placas con nombres franquistas que ha retirado, independientemente de que finalmente la jueza acabe dándoles la razón o no a los populares sobre el fondo de la cuestión.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate