Las Provincias

Los voluntarios se ven obligados a limpiar el punto de lectura de Orihuela Costa

El partido Claro denunció ayer de nuevo la situación del punto de lectura abierto en Orihuela Costa, lo más parecido a una biblioteca con lo que se cuenta en el litoral. Esta instalación, cuya ubicación no gusta a los vecinos porque está alejada del centro neurálgico del litoral ha pasado distintas vicisitudes hasta el punto de permanecer cerrado un tiempo por la dimisión de los nueve voluntarios que lo mantenían. En un comunicado aseguran que esto se revirtió y que volvió a abrir con tres voluntarios que aseguran que ahora se encuentran en la misma situación que sus antecesores, obligados a limpiar ellos mismos el local municipal si quieren mantenerlo limpio y con el agravante de que sufren cortes de agua. Desde Claro culpan de la situación a las responsables municipales tanto de la zona litoral como de Cultura, y reiteran que lo que la costa necesita es un centro multicultural en el que se ubique entre otras cosas una biblioteca. Así, aseguran que el punto de lectura se abrió para intentar paliar las críticas de los vecinos tras la apertura de la Biblioteca Municipal María Moliner.