Las Provincias

Echávarri advierte a Rafael Climent de que no aceptará un modelo único de horarios

La avenida Maisonnave, actual beneficiaria de la ZGAT alicantina.
La avenida Maisonnave, actual beneficiaria de la ZGAT alicantina. / Alex Domínguez
  • El alcalde ve «imposible» alcanzar un acuerdo autonómico al respecto y tanto él como Bellido piden que se admita la ZGAT de Alicante

El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, defenderá con uñas y dientes ante la Generalitat la Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) aprobada por el Ayuntamiento y no va a admitir que la Conselleria de Comercio le cambie las normas. Ante la creación de una comisión autonómica que tiene como objetivo lograr, antes del 31 de diciembre, un acuerdo marco que fije para toda la Comunitat los horarios comerciales, Echávarri advierte: «A eso me niego».

Y es que lo que se avanzó el lunes en el Observatorio de Comercio es que la línea que se pretende seguir es la de permitir solo las aperturas en festivos estacionales, esto es, en Navidad, Semana Santa y verano, que nada tiene que ver con lo que se acordó en Alicante, con el consenso del Consejo Local de Comercio. Aunque ya se avanzó la posibilidad de abrir la mano en el caso de municipios turísticos, no quedó claro de qué forma se conjugarán unidad y excepciones.

Tanto el alcalde como el líder de Compromís, Natxo Bellido, confían en que una de estas excepciones sea Alicante. Echávarri recuerda que tiene «la palabra» del conseller Rafael Climent de que aceptaría y acataría la solución a la que se llegase en la ciudad, siempre que fuese fruto del consenso.

Bellido resalta, por su parte, precisamente ese «amplio consenso» y considera que el Consell «lo debe y lo va a respetar». Entiende que es «pronto» para sacar cualquier otro tipo de conclusión. «Las reglas del juego que tenemos ahora son las que hemos aprobado en Alicante, si cambian, tendríamos que estudiarlas y valorarlas», señala.

El alcalde también confía en que Climent «no hará nada» contra la ZGAT de la avenida de Maisonnave que fue aprobada con «un grandísimo consenso» en el Consejo Local de Comercio y que se ratificó después en la Junta de Gobierno, por lo que considera que está «fuera de mercado». Este acuerdo se elevará al Consell para que lo apruebe de forma definitiva.

Echávarri considera que es «imposible» alcanzar un acuerdo para toda la autonomía porque «no tiene nada que ver Oropesa con Alcoy en materia turística o Benidorm con Alcoi, o incluso Alicante con Benidorm».

Defiende que la Comunitat Valenciana es «heterogénea» y que en la provincia hay municipios «eminentemente, principalmente e incluso únicamente industriales, ¿por qué van a tener la misma política turística que Benidorm que solo vive del turismo?», se preguntó. El alcalde reclama que se «respeten» las particularidades de cada municipio «como la Comunitat pide al resto de España que se respeten las particularidades de cada región».

Valora que, entre los 15 integrantes de la nueva comisión sobre horarios comerciales se haya invitado al Ayuntamiento de Alicante, que defenderá sus intereses. «Me niego a que haya una uniformidad porque sino no va a haber acuerdo», dejó claro Echávarri.

Sobre la negociación con los centros comerciales, no hay novedades. El alcalde señaló que por el momento no han registrado la nueva propuesta de reunión, tras la que se canceló hace unas semanas.

Sigue dispuesto a alcanzar un acuerdo, pese al recurso que presentó el lunes contra la sentencia que les reconoce el derecho a abrir los festivos.

También los centros comerciales mantienen su apuesta por el diálogo. Han puesto sobre la mesa más de 400 empleos y el compromiso de no reclamar una indemnización por el lucro cesante en el tiempo en el que no han podido abrir. Sin embargo, ya advirtieron de que no está en su mano exigir a los hipermercados que impongan a sus empleados un máximo de festivos trabajados. Una de las exigencias del Ayuntamiento para dejarles abrir sin litigar.