Las Provincias

El juez quita la razón a la primera directora de la biblioteca municipal que denunció su despido

  • La sentencia llega a la Junta de Gobierno que aprueba la segunda parte del convenio con la Semana Santa por valor de 54.265 euros

La Junta de Gobierno Local dio por conocida ayer la sentencia de la persona que se contrató como primera directora de la Biblioteca Municipal María Moliner, un puesto para el que se empleó después a una funcionaria municipal puesto que era un requisito para formar parte de la red de bibliotecas de la Generalitat Valenciana. Esa persona denunció el despido y ahora llega la sentencia que da la razón al Ayuntamiento por su actuación. El portavoz del equipo de gobierno municipal dio cuenta tanto de esta como de otra resolución judicial, en el segundo caso de la inadmisión a trámite de la declaración interpuesta por una persona que no superó el periodo de prácticas en la Policía Local. Al margen de esto se aprobaron 328.909 euros en facturas correspondientes a contratos y alquileres y en urbanismo se concedió licencia para la construcción de ochenta y siete viviendas en la costa y la licencia para la reforma de otra en Campoamor.

En el apartado de Patrimonio se dio por iniciado el expediente de contratación para el alquiler de una parcela como zona deportiva en Molins por un precio de 16.200 euros al año, una obra para la que Sáez Sironi dijo que se dotará de inversión en el presupuesto del 2017 para esa zona deportiva. Este contrato fue objeto de crítica hace unos días por la concejal Pepa Ferrando, quien consideró que no es de recibo que el alquiler de esa parcela lleve pendiente desde el 2015 con varios inicios del expediente sin que ninguno acabe. En este sentido Sáez indicó que en su momento no se contó con toda la documentación en el plazo previsto y se tuvo que caducar y reabrir el expediente, por lo que esperó que en esta ocasión no haya problemas de ese tipo y se pueda poner en marcha esa zona deportiva.

La Junta de Gobierno decidió resolver un contrato de arrendamiento de un inmueble para uso de archivo, puesto que se centralizará todo en el antiguo local del Cine Casablanca y encomendó diez asuntos judiciales a la empresa adjudicataria del servicio de defensa jurídica, nueve contenciosos y uno social.