Las Provincias

Conselleria empieza a quitar los pinos secos de la zona de la sierra con más peligro

fotogalería

Uno de los trabajadores que han comenzado con la retirada de los árboles. / Alberto Aragón

  • El trabajo se desarrollará durante los dos próximos meses en la zona de la ladera sur más cercana al túnel, donde hay mayor riesgo de incendio

La retirada de los pinos secos que afean desde hace un par de años la Sierra de Orihuela ha comenzado una vez culminados todos los trámites en la Conselleria de Medio Ambiente para encomendar la gestión a la empresa Tragsa. Estos árboles murieron pasto de la plaga de 'tomicus destruens' que asoló no solo esta sierra, sino que ha afectado con mayor o menor intensidad la mayoría de los montes públicos de la comarca y de la provincia. La falta de lluvia en este tiempo ha intensificado su proliferación y el cambio de aspecto de laderas como la de la solana de la Sierra de la Muela que han pasado de estar verdes a grises. El caso es que el trabajo ha comenzado con una previsión de que en esta primera fase se extienda durante los próximos dos meses con una inversión de 58.000 euros, si bien se espera que se realicen más fases que puedan dejar limpia la sierra y preparada para un tratamiento de reforestación. En este sentido el Ayuntamiento de Orihuela ya trabajó de la mano de la Conselleria de Medio Ambiente en la realización de un proyecto piloto en la zona de La Aparecida que supone la plantación no ya de pinos, sino de especies autóctonas que puedan ser más resistentes a periodos largos de sequía como los que se sufren desde hace unos años.

El trabajo comenzó el pasado jueves y desde la Concejalía de Medio Ambiente se mostraron satisfechos después de las reclamaciones que se han hecho en reiteradas ocasiones a la Conselleria para que se tomaran medidas en especial en la zona más cercana la Nacional 340, una carretera por la que pasan a diario miles de vehículos y en la que hay un claro peligro de caída de los árboles secos que la rodean. Asimismo el paso del tráfico aumenta aún más el riesgo de posibles incendios, por lo que es esta zona donde ha comenzado un trabajo que desde el Ayuntamiento se indicó ayer que está previsto que se intensifique esta semana con la incorporación de más personal y la llegada de una máquina, la denominada araña, que tritura 'in situ' los restos de los pinos convirtiéndolos en una cubierta vegetal que se emplea en la recuperación del terreno, puesto que retiene mucho la humedad y genera nutrientes.

De momento dos operarios han empezado a despejar la parte más cercana a la carretera y a partir de ese punto se continuará el trabajo por toda la ladera sur de la sierra donde apenas queda algún árbol vivo. Esta actuación llevaba desde el mes de febrero pendiente de un trámite burocrático que permitiera hacer la encomienda de gestión para que la empresa empezara a trabajar. El pasado verano la Concejalía de Medio Ambiente hizo labores de limpieza con los peones agrícolas justo al otro lado de la carretera, en la parte del Monte de San Miguel, pero siempre se ha insistido en que la Conselleria hiciera lo propio en la parte que es su responsabilidad.