Las Provincias

El alcalde negocia con las concejalías las cuentas y se las presentará a C's mañana

  • Culpa al Gobierno central del retraso en las inversiones sostenibles y pide al PP que no haga «política espuria» con los problemas de Juan XXIII

El alcalde, Gabriel Echávarri, confía en «cuadrar» en menos de 48 horas los presupuestos de 2017 con las distintas concejalías, con cuyos titulares señaló que está manteniendo reuniones personales en estos días, para alcanzar el consenso en el seno del tripartito.

Después, una vez cuadrados los presupuestos, citará a Ciudadanos para tratar de recabar su apoyo a las cuentas municipales. Probablemente será mañana.

El equipo de gobierno está en minoría tras la salida de la exedil de Guanyar Nerea Belmonte y precisa del apoyo de, al menos, un concejal para sacar adelante las cuentas. Echávarri ya anunció que no negociaría ni con los dos ediles no adscritos ni con el PP, por lo que su única baza es Ciudadanos, que avanzó hace unas semanas que no pensaba ponérselo fácil.

El alcalde también hizo referencia a los proyectos de las inversiones sostenibles que, como ya avanzó este diario, no dará tiempo a ejecutar este año y cuyo presupuesto se irá, por tanto, al pago de deuda. Explicó que aún queda tiempo hasta final de año y echó la culpa de los que no se van a ejecutar a la parálisis del Gobierno central en su largo periodo en funciones. «Se han parado muchas cosas», señaló. Se refería, fundamentalmente, al proyecto de paseo a Urbanova, el mayor de los que se financiaban con las inversiones sostenibles, que no podrá ejecutarse por no haber contado a tiempo con el permiso de Costas.

Por otro lado, pidió al PP «no hacer política espuria» con la delicada situación de las familias de Juan XXIII Segundo Sector. Les agradeció, aún así, que llamen la atención sobre los problemas de falta de electricidad y aseguró que se ocupará «personalmente» del tema.