Las Provincias

Pepe Vegara coge las riendas de los Moros y Cristianos con el reto de evolucionar la Fiesta

fotogalería

El presidente de la Junta Electoral, Carlos Navarro, habla con los dos candidatos. / Alberto Aragón

  • El 56,3% de los festeros que votaron optaron por la candidatura del realista, que se impuso por 764 votos a la de Alejandro Galiana

«Hace falta una evolución, no una revolución». Con esas palabras define el nuevo presidente de la Asociación de Fiestas de Moros y Cristianos Santas Justa y Rufina el trabajo que tiene previsto emprender hoy mismo junto a su equipo, tras la victoria en las elecciones de ayer que impusieron la candidatura de Pepe Vegara, con 764 votos, a la de Alejandro Galiana, que obtuvo 559 apoyos. Un total de 1.335 festeros participaron en una votación celebrada en La Lonja, el 55,7 del censo de la asociación, una cifra que ambos candidatos destacaron puesto que supone una implicación importante de los asociados no ya solo en las celebraciones sino en el propio funcionamiento interno de la Fiesta. Como mandan los estatutos el socio de más edad y el de menos de los que acudieron a la asamblea previa a la votación actuaron como presidente y secretaria de la mesa. Fueron Leandro Roldán y Lucía Estañ, mientras que los cinco componentes de la Junta Electoral junto con una persona de confianza por cada uno de ellos se encargaron de ponerse al frente de las urnas donde se depositaron los votos

Sobre las once y cuarto se abrieron las urnas y aunque en un primer momento llegaron con cuentagotas, las colas en las mesas no se hicieron esperar. La afluencia fue considerable hasta las dos de la tarde, cuando se cerraron las puertas y se inició un proceso de escrutinio casi más largo que la propia votación y que se prolongó hasta cerca de las seis de la tarde. Puesto que cada comparsista podía llevar dos votos delegados de personas que no acudieron a votar, lo primero que se hizo fue computar ese voto para después pasar a hacer el recuento mesa a mesa.

Pepe Vegara ganó en todas las mesas, por lo que la tensión se rebajó en especial durante el recuento de la última, cuando su equipo ya celebraba la victoria. La primera felicitación oficial del nuevo presidente la recibió de su oponente, Alejandro Galiana, y a partir de ahí de la mucha gente que permaneció en La Lonja durante todo el recuento y de otros que prefirieron volver después de comer para conocer el resultado de primera mano.

Vegara aseguró estar muy contento y en primer lugar felicitó el trabajo realizado por Alejandro Galiana que calificó de «excelente». Así, aseguró que el resultado de la votación no era el final de un proceso, sino todo lo contrario, «porque ahora empieza todo, porque tenemos mucho que hacer». De momento habrá que esperar a que se convoque la Junta Directiva Central durante las próximas semanas para oficializar la toma de posesión de los cargos si bien Vegara adelantó que tiene intención de reunirse con cada uno de los presidentes de las comparsas para conocer las necesidades de las dieciocho agrupaciones que componen la asociación. «A partir de ahí se trata de empezar a cumplir nuestro proyecto, porque depende de todos», indicó, al tiempo que incidió, como ha hecho en reiteradas ocasiones durante las últimas semanas, en el hecho de que los miembros de la junta directiva «no somos más que los gestores de la voluntad de las comparsas». Preguntado por si se prevé agún cambio de cara al primer gran acto que se tendrá que organizar, el del Medio Año Festero, Pepe Vegara aseguró que no se trata de revolucionar y que «primero hay que hacer lo urgente y después lo importante», si bien no descartó algún cambio en la gala de exaltación del Medio Año que se celebrará el último sábado del mes de enero, si todo transcurre como hasta ahora, en el Teatro Circo.

En esta nueva andadura junto a Pepe Vegara conformarán la Junta Directiva Central los tres hombres que lo han acompañado en la candidatura, Manuel Ortuño como vicepresidente; Pepe Molina como secretario y Rubén Rodríguez como tesorero, así como los representantes de cada una de las comparsas de los dos bandos y las personas que se designen para ocupar el resto de cargos de la asociación.