Las Provincias

Quioscos, gimnasios al aire libre y zonas de conciertos

El objetivo fundamental del nuevo corredor litoral será permitir el paseo ininterrumpido de un extremo al otro de la ciudad, sin perder en ningún punto la vista del mar. Pero este nuevo hito se aprovechará además al máximo desde el punto de vista medioambiental, cultural, patrimonial y turístico. Y es que a lo largo del recorrido se ubicarán puntos de interpretación del paisaje, plataformas para dar conciertos o hacer exposiciones al aire libre y gimnasios al aire libre, entre otras opciones.

También se colocarán a lo largo del recorrido quioscos de comida o bebida, que saldrán a concesión.

El paseo será un recurso turístico 'per se', pero además el Ayuntamiento busca que se convierta en nexo de unión y conexión con otros hitos patrimoniales o culturales.

Así, quieren que desde el corredor haya rutas de acceso señalizadas a puntos como el yacimiento arqueológico de Lucentum, los antiguos depósitos de La Británica, cuando se restauren y abran al público, el Castillo de Santa Bárbara o el Marq, entre otros atractivos turísticos de la ciudad.

Otro de los valores que tendrá, según resaltan desde Turismo, es que permitirá el acceso a «zonas absolutamente desconocidas del litoral que, en algunos casos, son las más bonitas». Una ventaja tanto para alicantinos como para turistas.

Todo ello adaptándose siempre a las características oreográficas y medioambientales del terreno, que harán que en algunas zonas el paseo sea solo una pequeña plataforma, mínimamente invasiva, y en otras pueda expandirse e incorporar algunos de los elementos y servicios propuestos.

La concejal de Turismo, Eva Montesinos, resalta que el paseo será «un recurso turístico nuevo que dará valor añadido a la ciudad de singularidad y exclusividad. Es algo que no todas las ciudades pueden ofrecer y que ninguna de momento ofrece, el paseo más largo de Europa, con 20 kilómetros de recorrido».