Las Provincias

El eslabón solidario

Una monitora realiza actividades con los niños ayer, en la feria.
Una monitora realiza actividades con los niños ayer, en la feria. / M. B.
  • Asociaciones del municipio muestran su labor en el Día del Voluntariado

  • El ambiente festivo reina en una jornada en la que algunos colectivos realizaron actuaciones para amenizar la mañana

El eslabón más solidario y necesario en la cadena de funcionamiento de cualquier asociación, el del voluntariado, tuvo ayer su reconocimiento en la Glorieta Gabriel Miró dentro de una jornada organizada por la Concejalía de Participación Ciudadana que contó con la colaboración de la Diputación, que aportó todo lo necesario para que veinticinco asociaciones del municipio pudieran exponer su trabajo a todo el que quiso pasar por allí. La jornada estuvo envuelta de un ambiente festivo propiciado por las distintas actuaciones de baile y los talleres para niños y mayores que se desarrollaron.

Participaron la Asociación de Diabéticos de Orihuela y Vega Baja, que realizaron en su expositor pruebas de diabetes; el colectivo Help at Home de Orihuela Costa y la tienda de Comercio Justo, que dio a degustar algunos de sus productos. La Asociación de Ucranianos de la Vega Baja Kalyna, Manos Unidas, Cáritas Interparroquial, que clamó porque nadie se quede sin techo; Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer, de Ayuda a la Drogodependencia Renacer; Más Vida, Recicla Alicante, Aadem, Asociación de Familias Numerosas, Asociación Búlgara de Orihuela Costa 'Edinstsvo'; Acecova, Asociación de Amigos del Camino de Santiago Miguel Hernández; la PAH, Cruz Roja, Vega Baja Acoge, Asociación Oriolana contra el Parkinson; Asociación de Colombianos Oriol, Adiem, Asociación Ecuatoriana Virgen del Cisne de La Murada, Foro Social y el Colectivo Ruso de Orihuela Costa fueron los que se dieron cita, junto con los departamentos municipales de Participación Ciudadana y Protección Civil, que hizo un despliegue del material con el que cuentan para trabajar. Todos quisieron rendir homenaje a sus voluntarios, tan necesarios para que puedan desempeñar su labor y sin los que en algunos casos las asociaciones no podrían funcionar así como darse a conocer en busca de captar personas que en un momento dado puedan echarles una mano.

El alcalde, Emilio Bascuñana, y la concejal de Participación Ciudadana, Sabina Galindo, acudieron y participaron en algunos de los talleres, además de disfrutar junto al resto del público de los distintos bailes que sobre todo protagonizaron los colectivos de extranjeros, lo que convirtió la jornada en un espacio tan multicultural como lo es el espectro de asociaciones que desempeña su labor en el municipio.

Tal y como explicó Galindo, en Orihuela hay del orden de 600 voluntarios en sus distintas asociaciones, a los que calificó como «una herramienta imprescindible en la sociedad ya que gracias a él somos capaces de movilizar y promover la participación social».