Las Provincias

La Conselleria de Educación aprueba crear un aulario dentro del colegio

Barracones del colegio de Formentera.
Barracones del colegio de Formentera. / F. A.
  • La dirección territorrial da luz verde a construir un segundo pabellón en el espacio que ocupan los barracones de Primaria

El colegio público de Formentera del Segura va a recibir en el próximo año una transformación con la construcción de un pabellón deportivo y con la creación de un segundo aulario dentro de sus instalaciones. La dirección territorial de Educación ha dado el visto bueno a levantar aulas de obra para sustituir la estructura de barracones que acoge en la actualidad a los alumnos de Primaria.

La visita de la inspección provincial realizada la semana pasada sirvió para sentar las bases de la próxima licitación. La idea del gobierno local era la de ubicar un nuevo edificio a espaldas del vetusto centro educativo. La falta de espacio ha obligado durante años a que los escolares asistan a clases prefabricadas repartidas en dos líneas superpuestas. Sobre este espacio han proyectado construir la estructura de las nuevas aulas del colegio Juan Carlos I.

El municipio se encuentra dentro de la red de colegio prioritarios que publicó la Conselleria de Educación a principios de año. El turno para crear las clases de ladrillo llega en el segundo semestres de 2017, fecha en la que el curso habrá acabado y la obra del nuevo pabellón deportivo también.

Las autoridades de Conselleria han aconsejado remozar las vetustas instalaciones del edificio originario una vez que arranquen las obras. Para ello, señala, el alcalde, Francisco Cano, «será necesario que tanto Infantil como Primaria se trasladen durante un curso a aulas prefabricadas porque la remodelación debe ser integral».

Pabellón multiusos

Por otra parte, el Ayuntamiento ha recibido una subvención de la Diputación Provincial para ampliar las instalaciones educativas. Los trabajos de cimentación han comenzado en la última semana para levantar un pabellón multiusos, que haga las veces de gimnasio con vestuarios. El centro escolar, que data de 1982, carecía de un salón de actos para actividades conjuntas. Por ello, la institución provincial ha inyectado una partida de 354.000 euros, de los que el Consistorio sufraga una parte.

El espacio cubierto se ha diseñado con 380 metros cuadrados diáfanos para realizar diferentes actividades. Cano destaca que «dentro del pabellón cabe de forma reglamentaria una pista de voleibol por si algún día se creara un equipo». Así, ahora el equipo de gobierno espera una tercera inversión para cerrar el pabellón deportivo.