Las Provincias

Marina Marroquí.
Marina Marroquí. / M. Segarra

Apoyo frente al maltrato

  • La asociación Aivig trabaja en la prevención, detección precoz y la superación integral en víctimas de violencia de género

La Asociación Ilicitana contra la Violencia de Género (Aivig) organiza esta semana una serie de actividades con motivo del Día Internacional contra este tipo de agresiones para ayudar en su detección precoz y con las herramientas de prevención.

En la Plaça de Baix tendrá lugar esta mañana una campaña de prevención y sensibilización y por la tarde, en la Glorieta, otra destinada a los jóvenes que, fundamentalmente, tratará la detección precoz. Como acto de clausura, se celebrará un recital de poesía y música con el título 'Poesía para frenar el invierno', mañana a las 19.00 en la tetería La Cuna, situada en el barrio del Raval, según informó la fundadora de la asociación, Marina Marroquí. La entrada al recital cuesta dos euros que irán destinados como donativo a la asociación.

A nivel nacional, Aivig está teniendo «una gran repercusión». Los talleres para adolescentes y primaria «reciben una respuesta magnífica», porque «es difícil llegar a los chavales», pero cuando la asociación estuvo en Sagunto impartiendo el taller, después «recibía tuits con preguntas» por parte de los alumnos, afirma Marina Marroquí. Sin embargo, en cuanto a prevención y detección, en la protección primaria, «desgraciadamente, solo llegamos a las que estamos aquí». Pero están trabajando para publicar toda esa teoría-práctica y que «cualquier profesional pueda implantarlo en cualquier sitio», añadió.

El objetivo principal de Aivig es la detección precoz, prevenir y la superación integral de víctimas de violencia de género, familiares y niños. Sin embargo, necesitan cumplir otros a corto plazo que facilitan la finalidad del proceso de superación como es la creación de una red de empresas que ayuden en la reinserción laboral de las víctimas y la obtención de un piso de emergencias.

«Estamos empezando los contactos con el grupo Musgrave, pero queremos hacer una red consolidada para el año que viene», informó la presidenta. De momento, la empresa permitirá que la asociación esté presente en las entrevistas para reforzar la confianza. Además, aseguran «su anonimato por la condición de víctima de violencia de género dentro de la misma», según declaró Marroquí. Añade que «cuando les das un sueldo, la autoestima sube como la espuma y se sienten válidas».

El colectivo, a día de hoy, trata a 60 mujeres, 4 hombres, 8 niños y 10 familias «que sospechan que su hija adolescente tiene una relación tóxica». La psicóloga infantil del centro es la que se encarga de evaluar a los niños que pueden tener «un montón de secuelas porque ha visto el desprecio, humillaciones, un desequilibrio de poder y han aprendido que uno ataca y el otro agacha la cabeza», explicó Marroquí. El programa de superación puede durar entre un año y un año y medio, al que llaman «la quimio del maltrato».

La sede de la asociación se encuentra en la calle Esperidión Porta Requesens, 36, en un local financiado y acondicionado por la Fundación Juan Perán-Pikolinos que junto a la Fundación Pascual Ros, «creyeron desde el minuto uno en el proyecto y lo hicieron posible». Se puede contactar a través del teléfono 744 480 016.

Temas