Las Provincias

El Consistorio presenta a Vivienda el plan para rehabilitar barrios de la sierra

Imagen de la calle Salitre cerrada al tráfico con las viviendas apuntaladas. :: a. aragón
Imagen de la calle Salitre cerrada al tráfico con las viviendas apuntaladas. :: a. aragón
  • Tiene un presupuesto de 2,2 millones para la recuperación de más de un centenar de casas y persigue la revitalización de la trama urbana

El equipo de gobierno tripartito ha puesto en manos de la Dirección General de Vivienda un plan para la rehabilitación de los barrios que circundan la sierra. El alcalde, Francisco Maciá, indicó que este deriva de la intención del Consistorio de actuar en los inmuebles de esta zona de la localidad y es consecuencia directa de las consultas efectuadas ante el organismo autonómico sobre el estado de los cinco inmuebles de la calle Salitre que están en peligro de caída, «ya que vimos que son más las casas que requieren de una intervención más pronto que tarde», precisó el primer edil. Maciá recordó que la directora general de Vivienda, Judith Torró, ya visitó a finales de septiembre el estado de la calle que lleva camino de cumplir un año cerrada al tráfico rodado, y ambas administraciones vieron la posibilidad de incluir las reparaciones en un proyecto más amplio dentro del plan Arru (Áreas de Rehabilitación y Restauración Urbanas) que llevan al alimón el Ministerio de Fomento y la Generalitat.

El mandatario municipal dijo que se ha agilizado al máximo el documento que quedará a expensas del visto bueno de la dirección general, «pero confiamos que se pueda llevar a cabo y poder solventar el problema que arrastran muchos inmuebles en los que no se ha actuado por parte de los propietarios ni el Ayuntamiento desde años». No obstante precisó que el plan queda supeditado a la aprobación de los Presupuesto Generales del Estado «ya que la aportación del Ministerio de Fomento es esencial».

El documento traza un diagnóstico del estado actual de 105 inmuebles entre casas y edificios en los que hacer rehabilitaciones o incluso prevé demoler aquellas que estén en ruina o abandonadas, y fija tres zonas con sus grados de afección. Las mismas abarcan desde la calle Salitre y otros viales a la entrada de la localidad pegados a las faldas de la sierra hasta los barrios de San Roque o de la Cruz.

El coste que se ha fijado para las intervenciones es de un total de 2.246.000 euros «donde habrá aportaciones del Gobierno y la Generalitat en caso de que obtenga el visto bueno», precisó el alcalde, aunque también se fijan subvenciones para que los propietarios puedan costear las obras o ayudas para pagar el alquiler en caso de que tengan que dejar su vivienda habitual, entre otras medidas. Asimismo el alcalde añadió que «algunas deberán ser demolidas porque su estado de conservación es lamentable mientras que en otras los daños son grietas que pueden suponer riesgos para los vecinos o quienes las ocupan», y explicó que fuera del área delimitada hay algunas que están ilegales.

El plan detalla que las tres zonas donde actuar pertenecen a la trama urbana de la localidad e incluso añade un informe de Servicios Sociales que describe que en esos barrios vive gente de extracción humilde que no tiene recursos económicos para abordar las mejoras por lo que se reclama la intervención de las administraciones. También incluye entre los objetivos la restauración del Pósito Real del siglo XVIII que se ubica al final de la calle Salitre, ahora en manos privadas, «pero que es un edificio protegido por su valor histórico», e incluso se reseña que cuando se articule el Ayuntamiento desarrollará acciones para erradicar focos de pobreza y la integración social de los vecinos del entorno.