Las Provincias

La alta demanda de pisos del bloque de San Antón deja fuera a 64 vecinos

  • Los elegidos por sorteo para ocupar las 74 viviendas existentes en ese primer edificio podrán tener las llaves en uno o dos meses

Un total de 138 vecinos de San Antón, en concreto de los bloques 11, 12, 13 y 14, han solicitado una vivienda en el primer edificio del plan de renovación urbana del barrio. Se trata de una «alta demanda», según el edil de Urbanismo, José Manuel Sánchez, quien recordó que el plazo para presentar la documentación expiraba el pasado 31 de octubre y se notificó por parte de Pimesa el proceso a 284 propietarios.

Quienes han presentado la documentación para acceder a una de estas viviendas tendrán opción de quedarse con uno de los 74 pisos disponibles en el nuevo inmueble, de forma que los otros 64 tendrán que esperar a ocupar un piso del segundo bloque que se construya en el marco de este proyecto.

El regidor comentó que la selección entre los aspirantes se realizará en base al sorteo que se llevó a cabo en diciembre del 2009, que será el orden que se respetará a la hora de adjudicar las nuevas casas. Los futuros propietarios de las 74 viviendas y 51 plazas de garaje correspondientes a ese bloque podrán entrar a vivir en ellas en uno o dos meses, según las previsiones del concejal , quien precisó que en Navidades o a principios del 2017, ya que están pendientes de un trámite ajeno al Ayuntamiento, en concreto, de un transformador de luz.

En cuanto a los usuarios que se han quedado sin vivienda en esta primera tanda, Sánchez indicó que «la obtendrán en la adjudicación del segundo bloque que comenzará a construirse a finales de año». Este inmueble, cuyas obras llevará a cabo una UTE al no haberse presentado ningún recurso en contra de la adjudicación, contará con un total de 120 pisos y 88 plazas de garaje.

Además, añadió que todavía quedan vecinos que podrán presentar la solicitud de vivienda si por motivos externos no han podido presentarla en esta primera adjudicación.

Por otro lado, el tripartito ha incluido en los presupuestos municipales para 2017 una partida de 300.000 euros que se destinará a la rehabilitación de inmuebles y eliminación de barreras arquitectónicas, como paso previo a la elaboración de un plan local de vivienda. Así se puso de manifiesto ayer en la comisión de Urbanismo, según informó el concejal.

Rehabilitación de edificios

Con esta medida se pretende atender cuestiones relacionadas con la accesibilidad en las viviendas, como la colocación de ascensores o rampas; la eficiencia energética que posibilite el aislamiento de fachadas, cubiertas o ventanas, y la conservación de edificios de todo el municipio ilicitano, tal y como señaló el edil del área, quien puntualizó que algunos barrios cuentan con una mayor urgencia que otros para realizar estas actuaciones.

Asimismo comentó que estas ayudas municipales podrán compatibilizarse con las de otras administraciones. «Queremos contribuir a la revitalización y reactivación del sector de la rehabilitación de edificios», señaló Sánchez.