Las Provincias

El escritor ciego que temía a los espejos

El escritor ciego que temía a los espejos

  • El MUA inaugura hoy la muestra más importante sobre la vida y la obra de Jorge Luis Borges realizada en España

  • Más de 300 piezas componen 'El Infinito Borges', una muestra que llega a Alicante con motivo del 30 aniversario de la muerte del escritor

«El mundo del ciego no es la noche que la gente supone. En todo caso estoy hablando en mi nombre y en nombre de mi padre y de mi abuela, que murieron ciegos; ciegos, sonrientes y valerosos, como yo también espero morir. Se heredan muchas cosas (la ceguera, por ejemplo), pero no se hereda el valor. Sé que fueron valientes». Ver y escuchar a Jorge Luis Borges hablando así sobre su ceguera en la filmación de una de sus conferencias es solo un detalle de la muestra sobre la vida y trayectoria de uno de los escritores más importantes de la literatura universal del siglo XX. ' El infinito Borges' reúne en el Museo de la Universidad de Alicante (MUA) más de 300 piezas del autor argentino en una exposición que se inaugura hoy a las 13 horas y que se prolongará hasta el 10 de enero. Se trata de una muestra itinerante organizada por al Centro de Arte Moderno de Madrid en colaboración con el Centro de Estudios Iberoamericanos de la Universidad de Alicante y el propio MUA con motivo del 30 aniversario de su muerte.

Claudio Pérez Míguez, comisario de la exposición junto a Raúl Manrique, resalta precisamente el valor como uno de los elementos que caracterizaron al autor a pesar de que el propio Borges, en la conferencia que impartió sobre la ceguera, afirmara no haberlo heredado de sus antecesores. «Fue un hombre muy valiente no sólo a la hora de expresar sus propias ideas le gustaran o no a la gente, sino también a nivel personal. Su ceguera no le impidió por ejemplo ir solo a muchos sitios o hacer cosas como montarse en globo», afirma Pérez Míguez.

La muestra recorre, en diferentes apartados temáticos, toda su vida y su producción literaria. Entre los diferentes elementos que la componen se encuentran recuerdos familiares, su obra literaria, audios y una filmación de sus conferencias, poemas musicalizados, letras de tangos o guiones cinematográficos, además de fotografías y objetos personales cedidos al Museo del Escritor del Centro de Arte Moderno de Madrid por su viuda y gran amor María Kodama, la mujer que inspiró muchos de sus poemas. A ella dedicó versos como: « Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo» de su célebre poesía 'El amenazado' o «Sólo tú eres. Tú, mi desventura. Y mi ventura, inagotable y pura», de 'El enamorado'.

Además de su valentía, Claudio Pérez destaca de Borges su gran sentido del humor y el hecho de ser un hombre que hizo de la literatura su mundo y plasmó en ella su pasión por escribir y sus sueños. «De hecho, gran parte de los cuentos que creó fueron soñados por él», añade. La exposición desmitifica además la imagen del escritor como persona inaccesible debido a su intelectualidad. Pérez Míguez cuenta que le conoció cuando tenía 14 años. En el instituto de Buenos Aires en el que estudiaba le pidieron un trabajo de clase que consistía en entrevistar a un personaje famoso. Y eligió a Borges, a quien admiraba. Encontró su teléfono en la guía, le llamó y le citó al día siguiente en su domicilio. A raíz de aquel encuentro entabló con él una relación que le llevó a volver varias veces a su casa. Además el propio escritor visitó la escuela dentro de una iniciativa divulgativa que surgió del entonces estudiante llamada 'Círculo borgiano'». Era una persona muy importante pero muy abierta. Un ejemplo de humildad. Nunca ejercía su superioridad intelectual con los demás ni desautorizaba a sus interlocutores. Era muy fácil hablar con él», recuerda.

Por su parte, el también comisario Raúl Manrique define 'El infinito Borges' como « la exposición más grande y exhaustiva sobre su figura que se ha realizado en España. Es un homenaje a su persona. Un querer que siga vivo». La muestra se expuso por primera vez en abril en la Casa de las Américas de Madrid. De allí ha viajado primero a Sevilla - donde ha permanecido hasta el pasado fin de semana- y a partir de hoy puede verse en Alicante.

Entre las numerosas piezas que hablan de su vida y de su obra destaca la muestra de las primeras ediciones originales de todos sus libros y colaboraciones desde 'Fervor de Buenos Aires', escrito en el año 1923, así como reediciones en las que muchos de sus poemas aparecen modificados por el autor. Prólogos, traducciones o los periódicos donde publicaba por primera vez los textos que luego se recopilaban en sus libros, forman parte también de esta extensa exposición cuyo título 'El infinito Borges' es un guiño a lo inabarcable de su trayectoria literaria. « Cada parte de esta muestra daría para una exposición completa», asegura Pérez Míguez.

Uno de los elementos borgianos es el espejo como metáfora. Un objeto al que Borges decía temer aun siendo ciego. O quizás por eso. A él dedicó estos versos: «Me buscas y es inútil estar ciego. El hecho de no verte y de saberte te agrega horror, cosa de magia que osas multiplicar la cifra de las cosas que somos y que abarcan nuestra suerte. Cuando esté muerto, copiarás a otro y luego a otro, a otro, a otro, a otro...».

La exposición que se inaugura en el Museo de la Universidad de Alicante bien podría ser un juego de espejos que, hoy, le rinde homenaje. A él, no a otro.