Las Provincias

El Ayuntamiento mantiene el pulso a Fomento y no paga la deuda de Avant

Última reunión de la Comisión Ejecutiva de Avant, celebrada en julio en el Ayuntamiento.
Última reunión de la Comisión Ejecutiva de Avant, celebrada en julio en el Ayuntamiento. / J.P.R.
  • El Consistorio debía abonar en septiembre 600.000 euros de intereses del préstamo del soterramiento pero no lo ha hecho

Lo advirtió en julio, lo ratificó en agosto y ahora ha cumplido su amenaza. El Ayuntamiento de Alicante confirmó ayer a este diario que no ha pagado su parte de la deuda contraída por la sociedad Avant para ejecutar las obras del soterramiento. En septiembre, al Consistorio le correspondía abonar cerca de 600.000 euros en concepto de intereses del préstamo de 71,5 millones que suscribió la sociedad Avant con tres entidades financieras para pagar las obras del soterramiento. La misma cantidad que debía abonar el Consell. Sin embargo, como ya amenazó con hacer en verano, no ha abonado tal cantidad.

La justificación es, por un lado, la falta de fondos disponibles. Se trata de una cuantía que no se había previsto ni incluido en el presupuesto. Por otro, el convencimiento que tienen, tanto el Ayuntamiento como la Generalitat, de que esta deuda le corresponde pagarla al Ministerio de Fomento, en concreto a ADIF.

En la última reunión de la Comisión Ejecutiva de Avant, celebrada en julio, la sociedad presentó un informe de su Dirección General en el que dejaba constancia de los graves problemas económicos que arrostra la misma para afrontar sus próximos compromisos con las tres entidades financieras con las que se tiene suscrita la operación de crédito vigente. Avant no dispone de fondos para abonar el abono de los intereses durante este ejercicio ni, muy especialmente, para afrontar la amortización del mismo prevista para mayo del próximo ejercicio de 2017.

Los intereses ascienden en total a 2,3 millones de euros, a abonar entre septiembre y mayo, pero el mayor pago sería entonces, cuando se amortizaría el total del préstamo, por valor de 71,5 millones.

Avant reclamaba, por tanto, a las tres administraciones integrantes, Gobierno central (al 50%), Generalitat y Ayuntamiento (cada una un 25%) que asumiesen la deuda. Sin embargo, el Ayuntamiento y la Generalitat se plantaron y se negaron a pagarla. Reclamaron, en cambio, a Fomento, que asumiese esta deuda, por entender que las obras que se han ejecutado con el crédito son exclusivamente ferroviarias, dado que ni siquiera se ha iniciado la urbanización de los terrenos soterrados.

Ambas administraciones remitieron una carta al secretario de Infraestructuras, Transporte y Vivienda de Fomento en la que reclamaban que Renfe y ADIF recepcionasen las obras ferroviarias ejecutadas, asumiesen su titularidad y se hiciesen cargo de los créditos pendientes, a cambio del pasivo.

Sin embargo, según manifestaron ayer desde Alcaldía, ADIF no ha contestado a este requerimiento, algo lógico teniendo en cuenta que el Gobierno se encontraba en funciones hasta hace poco, por lo que la situación está «igual que en agosto». Con la salvedad de que no se han efectuado los pagos correspondientes a septiembre, que alguna administración deberá asumir.

Sí que ha habido acuerdo en los últimos meses es en el desbloqueo de las obras de urbanización, al menos sobre plano. Ayuntamiento y Consell acordaron en octubre dividir el proyecto en dos fases para poder empezar a ejecutar la urbanización de los terrenos ya soterrados cuanto antes y dejar el soterramiento total y la Intermodal aparcados. Aunque ADIF tiene que darle el visto bueno.