Las Provincias

Testimonios de usuarios y del personal como colofón a la conmemoración

Los pacientes que han dado vida al hospital durante su primera década de vida, junto con los profesionales sanitarios, fueron los protagonistas de los actos que tuvieron lugar ayer. El gerente del Departamento, el doctor Velasco puso de relieve que el centro «ha ido introduciendo mejoras para los profesionales pues se trata de un centro con docencia MIR con lo que ello supone en cuanto a prestigio, calidad y formación». Asimismo señaló que «recientemente nos convertimos en universitarios al estrechar lazos con las universidades en materia de investigación». En el ámbito interno Velasco afirmó que «nuestros empleados disponen de excelentes condiciones laborales pactadas con los representantes sociales que se reflejan en la firma unánime del convenio colectivo».

Los asistentes a la conmemoración no pudieron evitar la emoción cuando se proyectó un documental que recoge algunas de las innumerables historias que a lo largo de estos diez años se han producido en el centro sanitario, como el caso de Monserrat Sánchez, que ha logrado una vida mejor exponiéndose a un trasplante de páncreas y riñón después de muchos años en diálisis, lugar donde coincidió con Ramón Pastor, quien también alabó las atenciones que recibe por parte del personal del centro. También la feliz historia de María Enriqueta García, de Guardamar, que con muchos nervios logró escribir en el hospital el mejor episodio de su vida, como fue el nacimiento de sus trillizos, con los que ayer posaba orgullosa. En este reto de poner cara al paciente anónimo también destacó una de las primeras personas que fueron ingresadas cuando el centro abrió sus puertas, Carlos Marquina, que relató su angina de pecho con un «trato mejor que en mi propia casa».

El centro sanitario también quiso dar visibilidad a las distintas entidades con las que ha contado en este tiempo como el caso de la Asociación Española de Lucha contra el Cáncer, Charity for Charities y la comunidad de Testigos Cristianos de Jehová, cuyo portavoz puso al hospital como referencia nacional en intervenciones quirúrgicas sin sangre.

También fue homenajeado el primer médico que hizo su residencia en el hospital, Vicente Vázquez y todos los profesionales que integran el departamento y que estuvieron representados por la empleada con mayor antigüedad. Con especial emoción se vivió el reconocimiento al doctor Manuel García Gea, que le da nombre al centro, representado por su esposa, Maru Torregrosa, y sus seis hijos, entre los cuales uno de ellos, Sergio García, brindó su homenaje a los médicos que como su padre «atendieron a la población sin mirar días ni horas».