Las Provincias

El Papa permite que los sacerdotes puedan perdonar el aborto

  • Hasta ahora sólo podían hacerlo los obispos, y la medida se extiende a todos los que estuvieran involucrados en el pecado

Conseguir el perdón de la Iglesia católica tras realizar o participar en un aborto es desde ayer mucho más fácil. Como colofón al Jubileo de la Misericordia concluido el pasado domingo, el Papa decidió que todos los sacerdotes, y no sólo los obispos, como ocurría hasta ahora, puedan absolver a quienes están implicados en la interrupción voluntaria del embarazo, una práctica considerada muy grave por la doctrina católica y que se castiga con la excomunión automática. Francisco asegura que con esta nueva medida, incluida en su carta apostólica 'Misericordia et misera', el documento en el que recoge sus conclusiones del Jubileo extraordinario, no se cambia la posición de la Iglesia frente al aborto, que considera la destrucción de «una vida humana inocente». Su postura se basa en la idea de que todos los pecados, incluso los más graves, pueden perdonarse, siempre eso sí que haya arrepentimiento y «voluntad de reconciliarse» con Dios.

'Misericordia et misera', publicada ayer después de que el Papa la firmara el día anterior durante la misa de clausura del Año Santo, convierte en permanente la facultad de absolver a quienes «hayan procurado el pecado del aborto» que el Pontífice otorgó a los presbíteros durante el Jubileo de la Misericordia iniciado el 8 de diciembre de 2016 y concluido el domingo.

«Que cada sacerdote sea guía, apoyo y alivio a la hora de acompañar a los penitentes en este camino de reconciliación especial», escribe el Pontífice. El arzobispo italiano Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, encargado de presentar la carta apostólica, aclaró que el perdón del Papa abarca a «todos los implicados» en la interrupción voluntaria de un embarazo. «El pecado del aborto es global y el perdón es también global para todos los que han participado: mujeres, médicos o enfermeros, quienes han incurrido en una excomunión 'latae sententiae'» (sin necesidad de que haya una declaración canónica), explicó.

Habrá que ver cómo responde a esta decisión del Papa el sector de la Iglesia más incómodo con su pontificado. La semana pasada cuatro cardenales publicaron una carta en la que le exigían que aclarara su postura frente a la readmisión a los sacramentos para los divorciados vueltos a casar introducida en algunos supuestos en su exhortación apostólica 'Amoris Laetitia'. En el pasado, otros purpurados también mostraron sus suspicacias porque consideraban que amenazaba la indisolubilidad del matrimonio y había aligerado hasta el extremo los procesos para lograr la nulidad matrimonial.