Las Provincias

Preparativos para una intervención en un quirófano del Hospital General. :: LV.
Preparativos para una intervención en un quirófano del Hospital General. :: LV.

Neurocirugía se acerca al futuro

  • El servicio del Hospital General pide una resonancia magnética en el quirófano para saber al instante el éxito de una intervención

En veintiún años de trayectoria, el servicio de Neurocirugía del Hospital General ha conseguido un rendimiento equiparable al de otros más veteranos, pese a su corta historia y unos recursos ajustados para la población potencial a la que atiende. Por las manos de los cinco neurocirujanos del equipo pasan cada año más de 400 pacientes, a quienes intervienen por patologías como tumores, problemas de columna y malformaciones.

La tecnología es clave para estos profesionales, que ya están planificando las necesidades y proyectos a abordar para que la Neurocirugía ilicitana se adelante a los avances de cara a las próximas décadas. El jefe del servicio, José Miguel Segura, ya ha solicitado algunas mejoras técnicas aprovechando la futura reforma de los quirófanos del centro sanitario. Tal y como indicó, la intención, que ya ha trasladado a la dirección, es contar en una de estas salas de cirugía con resonancia magnética.

Este equipamiento radiológico permitiría a los neurocirujanos comprobar, nada más finalizar una intervención, si el proceso realizado se ha completado con éxito y, en caso contrario, «rectificar en el momento», según Segura. Es preciso tener en cuenta que en buena parte de los casos, el acceso de estos especialistas, por ejemplo, a las partes del cerebro dañadas, es de una alta complejidad y en ocasiones es complicado determinar inicialmente si los dispositivos utilizados se han colocado de forma perfecta, como ocurre en los aneurismas.

Los pacientes operados de esta patología requieren actualmente de una prueba pasados varios días de la cirugía para realizar las comprobaciones oportunas y, en caso negativo, proceder de nuevo a intervenir. Con la resonancia magnética este paso se obviaría, puesto que se podría concluir el procedimiento en el mismo quirófano, tal y como recalcó el jefe del servicio, quien comentó que los nuevos quirófanos del hospital al menos tendrán la misma vida que los actuales, unos cuarenta años, por lo que defendió la inclusión de este tipo de tecnología para que estén a la altura de los retos a medio y largo plazo.

Indicó que actualmente disponen de resonancia magnética las salas de operaciones de dos hospitales catalanes. Unas experiencias innovadoras que se darán a conocer en el XXVI Congreso de la Sociedad de Neurocirugía de Levante de las Comunidades de Valencia y Murcia, que tendrá lugar el próximo viernes y sábado en Elche y está organizado por el jefe del servicio ilicitano.

Por otra parte, entre los proyectos de la especialidad también se encuentra la puesta en marcha de una unidad de neurorradiología intervencionista, que permita mejorar el diagnóstico y tratamiento no solo de las patologías que atiende Neurocirugía, sino también de otras propias de la Neurología como el ictus. Segura agregó que en estos últimos casos sus especialistas podrían aplicar terapias inyectadas, más efectivas que las farmacológicas en el supuesto de que no se hubiera podido actuar en las primera horas, como marca el protocolo.

Esta petición también se ha comunicado a la dirección del centro ilicitano para que se solicite ante la Conselleria de Sanidad. Precisamente Segura confía en que estas mejoras lleven al departamento autonómico a decidir ampliar la zona de referencia del servicio de Neurocirugía, que en la actualidad cubre Santa Pola y Orihuela, para que incorpore también a pacientes de otras localidades entre ellas Torrevieja, Elda y Petrer. «La población lo merece y lo necesita», según el neurocirujano, quien señaló que al parecer existe una intención de Sanidad de reorganizar las áreas sanitarias y que el Hospital General pueda ser de referencia para todo el cono sur de la provincia.

Segura aseveró que Neurocirugía del Hospital General «es un servicio consolidado, con un grado bueno de afinamiento y un nivel alto, por los datos del servicio de calidad», por lo que se mostró «muy contento y orgulloso de haber dirigido un servicio que fue importante crear en Elche». Señaló que casi la mitad de las patologías atendidas son tumores y recalcó que los casos de metástasis han subido, en parte por el aumento de la esperanza de vida, otro 40% lo representan los problemas de columna, con especial incidencia de las hernias, y el resto malformaciones como hidrocefalias. El especialista anunció que se jubila en unos meses, «para dar paso a las nuevas generaciones».

Congreso de la especialidad

Mientras llega ese momento, seguirá al frente de servicio y el viernes será el anfitrión de los asistentes al citado congreso, que se ha dividido en cuatro bloques, con una mesa redonda sobre manejo endoscópico de la base del cráneo, que incluirá charlas sobre nuevas técnicas quirúrgicas para operar tumores cerebrales a través de la nariz, un procedimiento innovador que el hospital ilicitano viene realizando desde hace años.

El resto versarán sobre la patología degenerativa del raquis, una sesión administrativa de la Sociedad de Neurocirugía y una mesa mutidisciplinar, en la que participarán médicos que son hijos de reconocidos neurocirujanos y han escogido la misma especialidad, entre ellos el del organizador de estas jornadas.

La recepción a los participantes será en el Patio de Armas del Palacio de Altamira, el viernes, mientras que las ponencias y comunicaciones tendrán lugar en el Centro de Congresos, el sábado.