Las Provincias

Manu Gavilán inyecta oxígeno al Eldense

Manu Gavilán, con los brazos en alta, celebra con rabia el primer tanto del Eldense, ayer, en el Nuevo Pepico Amat.
Manu Gavilán, con los brazos en alta, celebra con rabia el primer tanto del Eldense, ayer, en el Nuevo Pepico Amat. / María Guardia
  • El conjunto que dirige Barrera suma en la jornada 15 su primera victoria como local y queda a ocho puntos de la zona de salvación

La pericia rematadora de Manu Gavilán y su fantástico derroche físico y técnico inyectaron oxígeno a un Eldense que firmó ayer, en la jornada 15, su primera victoria casera de la temporada. La excelente segunda mitad del Deportivo enamoró a su hinchada que comenzó a proferir gritos de esperanza: «¡Si se puede!» Con 8 puntos, los deportivistas se ubican a 8 de la salvación y están convencidos de poder finiquitar lo que hasta ahora se catalogaba de utopía: la supervivencia en la división de bronce.

Mario Esteban Barrera ha revolucionado al Eldense, ha hecho creer a sus futbolistas que son mucho mejores de lo que refleja la tabla, les ha convencido de que el milagro es posible, ha dotado a la escuadra de una intensidad y una competitividad otrora impensabl. Este Eldense juega a lo que puede jugar con lo que tiene. Barrera volvió a apostar por el mismo esquema, sigue confiando en los canteranos Joseja y Kevin, ubicó a Chema Antón de pivote defensivo y habilitó a Armero y al ariete Samu como volantes con trivote en la media cancha y Gavilán de nueve.

Durante el primer acto, el Deportivo Eldense concedió la posesión a su adversario y le costó mucho inquietar el arco de Moragón. La primera oportunidad tardó 18 minutos en fabricarse, un disparo de Armero que se marchó fuera. En el 33 una pifia defensiva de los locales estuvo a punto de permitir a Manel inaugurar el tanteador, pero su tiro cruzado no halló portería ni rematador que lo desviara a las mallas. En el minuto 37 se dibujó la mejor jugada local del primer tiempo con un disparo cruzado de Manu Gavilán que detuvo el meta gerundense. Un minuto después, tiro de esquina que patea Armero y el cabezazo de Samu se marcha fuera. En la reanudación, en el primer minuto Alex Colorado disparó desde la frontal y detuvo Molina tras grave error en cobertura de los azulgrana. Ocho minutos después nuevamente Colorado preparó un disparo envenenado que el meta azulgrana salvó 'in extremis'. En el minuto 58 Urzaiz no marcó de milagro tras un tiro de esquina.

La contienda varió de tono a raíz del cambio efectuado por Barrera en el 59. Retiró a Chema Antón, habilitó a Juanjo en el carril del diez, a Armero en el del ocho, dejando a José Sánchez y a Michael Anaba como pivotes. El propio Juanjo, en el minuto 62, sirvió el esférico para que Manu Gavilán, en postura complicada, alojó el balón en las mallas ante el delirio anfitrión. Poco después llegó otra gran jugada entre Gavián y Armero que no definió por poco.

Dos minutos después, llega el 2-0, cuando el Samu visitante impactó con el brazo sobre el Samu local y el trencilla decretó una pena máxima que Víctor Armero convirtió en el definitivo 2-0. De aquí a la conclusión, el Eldense trató de aplicar anestesia para preservar el resultado y el Llagostera intentó recortar sin acierto. Primero no estuvo certero Rubén Martínez y luego Manel no pudo marcar porque Alcántara blocó su disparo. Mientras, Anaba tuvo el 3-0 en el minuto 77, pero su derechazo salió próximo a la base del palo derecho del arco adversario. Silbido final y espectacular ovación para un Eldense que prosigue vivo.