Las Provincias

Los cruceros generarán un impacto de 10 millones en la ciudad en 2017

Despedida de los Moros y Cristianos de Altozano al 'Zenith', primer buque con base en Alicante.
Despedida de los Moros y Cristianos de Altozano al 'Zenith', primer buque con base en Alicante. / Álex Domínguez
  • Alicante terminará la temporada con una afluencia récord superior a los 110.000 pasajeros y espera mejorar estos registros el próximo año

El buque 'Zenith' arribó ayer por última vez este año a los muelles de la ciudad con 1828 pasajeros a bordo y puso fin a la primera temporada del puerto como base de cruceros. Volverá a partir de marzo, en temporada alta del sector, con un segundo año que se espera sea más venturoso que el actual. No será el único navío, puesto que Alicante se ha consolido ya en el sector y puede generar el próximo ejercicio un impacto económico de diez millones de euros en la ciudad, según estimaciones basadas en las escalas y salidas ya cerradas para el 2018.

La decidida apuesta que han hecho el Ayuntamiento de Alicante y la Terminal de Cruceros parece que ha dado sus frutos y ha asentado un sector turístico que, hasta ahora, se le había escapado a la ciudad: «Las empresas programan sus rutas en función de si van a venir a Alicante, algo que nunca había ocurrido», expresaba la edil de Turismo, Eva Montesinos. El puerto superará este año con toda posibilidad los 110.000 pasajeros, que es de por sí una cifra récord para el destino. Ni en los años de bonanza se habían llegado a estos guarismos.

Desde el Patronato Municipal de Turismo esperan aumentar todavía más esta cifra con un «crecimiento ascendente y ordenado», explicaron fuentes municipales. Esperan alcanzar hasta 120.000 cruceristas si se cierran todos los contactos que se han abierto con touroperadores y navieras (en ferias y encuentros personalizados, una de las claves de la estrategia turística alicantina), que han trabajado «un destino de rentabilidad alternativa» para las empresas y los pasajeros, cuenta la edil.

El trabajo conjunto de ambas instituciones ha permitido que Alicante «se consolide como destino de preferencia en el Mediterráneo» a través de dos factores: la logística y operativa por escalas, puesto que la ciudad se encuentra a mitad de dos gigantes como Barcelona y Málaga; pero también la «condición de valor económico» del destino. Es decir, la relación calidad-precio que ofrece Alicante respecto a otras ciudades.

Montesinos lo explica más claro: «Alicante es esencia mediterránea, que es lo que vienen a buscar los cruceristas, pero asequible para unos recursos medios», altos en comparación con otros tipos de turistas. Además, ofrece unas alternativas en cuanto a las excursiones que la hacen muy atractiva, que van desde la naturaleza de Elche, las compras de zapatos en Elda o el patrimonio de la ciudad.

De todos los pasajeros que llegan, cerca de la mitad se queda en Alicante, que cuenta con una ventaja que nadie puede igualar: la playa del Postiguet se encuentra a un paseo del barco, algo que asombra a cruceristas. Ahora, el objetivo del Patronato Municipal de Turismo es potenciar las excursiones en la ciudad para captar más clientes para el sector turístico. Se mantendrán algunas apuestas como la gratuidad de los museos (frente a otros destinos como Barcelona), pero también explorarán «experiencias», manifiesta Montesinos.

El delegado de Comercio, Pedro de Gea, mantiene contactos con varias agencias de viaje y operadores para ofrecer la próxima temporada nuevos paquetes a los cruceristas, basados en las tradiciones y elementos diferenciadores de Alicante, como pueda ser la gastronomía, las fiestas o la arquitectura típica mediterránea.

Estas excursiones para la próxima temporada están ultimadas y los touroperadores las están valorando. Será la siguiente escala para Alicante en la consolidación de los beneficios de los cruceros.