Las Provincias

«Con los árbitros sí me he sentido discriminada»

Marian Martínez, de negro y rojo, durante un combate en la presente temporada.
Marian Martínez, de negro y rojo, durante un combate en la presente temporada. / Mariano Hernández
  • «Mucha gente me ha llegado a decir que le sorprende que sea una mujer guapa y femenina», cuenta la ilicitana

Marian Martínez se subió al cuadrilátero hace seis años. Simplemente buscaba entrenar. Sin embargo, su talento le ha empujado a competir y ya es la boxeadora amateur con más combates de la Comunitat. La ilicitana, a sus 38 primaveras y con dos hijas, pelea también contra los clichés.

-¿Cómo ha cambiado su vida con este deporte?

-Es un modo de vida. Me aporta sobre todo estabilidad porque no te puedes saltar ningún entrenamiento. Mentalmente, te aporta muchísima seguridad, porque es un deporte muy sacrificado. Más de un día me he ido del gimnasio llorando y pensando en dejarlo todo y tirar la toalla. Es muy incompatible con el día a día, porque de esto no vivimos ninguno. Pero no sé qué tiene que nos engancha. Supongo que es porque vas viendo cómo vas superándote física y emocionalmente. Crees que tienes un límite y este deporte te demuestra que no, que siempre puedes ir a más.

-¿Por qué se lanzó al boxeo?

-Es un deporte que me ha llamado la atención desde pequeña. Intenté practicarlo hace muchísimos años, pero no lo pude compatibilizar con los estudios. En cuanto he podido y mi segunda hija tenía un añito, me apunté.

-¿Se lo planteó como afición?

-Sí. Jamás pensé que iba a competir. Pero te vas relacionando con los compañeros y vas cogiendo un nivel similar. Te apoyan, pruebas y al final te ves dentro.

-Ya lleva dos años compitiendo. ¿Usted misma se sorprendió?

-Sí, porque yo quería tener una pelea para saber lo que sienten mis compañeros, pero ya llevo 18.

-¿Cómo reaccionó su familia?

-Yo estaba separada y ahora tengo pareja, que es compañero de boxeo. Con él bien porque lo vivimos los dos y nos entendemos perfectamente. Y mis padres siempre me han apoyado y han ido a verme a todas las veladas, pero sí han intentado que lo dejara porque no les gusta ni lo entienden. Parece que últimamente empiezan a respetarlo un poquito más. Es complicado. La gente piensa que estás un poco loca o tienes algún tipo de crisis. Pero es un deporte más.

-En los Campeonatos de España de 2015, logró el bronce en peso mosca. Es un referente del boxeo femenino en la Comunitat.

-Yo no me considero la mejor, porque tengo que mejorar todavía muchísimo. En amateur somos seis chicas en la Comunitat y, a día de hoy, soy la que más peleas tiene.

-¿Hay remuneración?

-No. Se hace por devoción. Hay compañeros que quieren llegar a ser profesionales y ahí pueden tener algún ingreso, pero en amateur normalmente te pagan el desplazamiento cuando peleas fuera.

-Usted es comercial. ¿Ha sufrido ciertos prejuicios?

-En mi entorno laboral no lo comento porque no hay una buena percepción. No me vendería muy bien diciendo a qué me dedico. Está muy asociado a un tipo de personas cuando no tiene nada que ver. Hay muchos prejuicios y prefiero evitarlo. El cine ha hecho mucho daño. En el boxeo amateur van muy protegidos y no es tan sanguinario como se detalla en el cine. Es un deporte de contacto más. No se por qué se ve distinto.

-¿Se ve como un deporte incompatible con la femineidad?

-Sí. Mucha gente me ha llegado a decir que le sorprende que sea una mujer guapa y femenina.

-¿Cómo valora la situación del boxeo en España?

-La mentalidad es bastante más atrasada respecto a otros países. Ahora no tenemos apoyo de ningún tipo. Es como un tabú.

-¿Y la peor parte se la lleva la modalidad femenina?

-Sí. A mí me cuesta mucho más pelear que a mis compañeros. Ellos todos los meses tienen una velada. Yo no lo sé, porque no sé si tengo rival. Somos tan pocas...

-¿En alguna velada se ha sentido discriminada?

-Con los árbitros sí me he sentido discriminada. No hace mucho, uno de los árbitros me dijo que, para competir en boxeo, primero tendría que haber visto boxeo. Dio por hecho que por ser mujer nunca había visto boxeo. Me pareció un comentario machista. Hay machismo, evidentemente.

-¿Y en el Club de Boxeo Elche, donde usted se prepara?

-Para nada. Los compañeros te tratan como uno más. He hecho deporte toda mi vida y en este sí me siento como uno más. Puedo hacer 'sparring' igual con una chica que con un chico.

-¿En cuanto a espectáculo, qué diferencias destacaría entre el boxeo masculino y el femenino?

-Mi sensación es que, cuando van a ver un combate masculino, van a ver la pelea en sí. Y el femenino crea expectación simplemente por ver a dos mujeres pegarse.

-¿Por morbo?

-Sí, por el morbo. Eso atrae un poco a la gente. A la gente que no entiende mucho de boxeo.