Las Provincias

LA GASTROTECA DE FÉLIX

La indiferencia hacia los CdT

Me cuesta entender a los profesionales de la hostelería de la provincia de Alicante. No entiendo cómo es posible que existan unos centros formativos como los CdT y no consigan, en muchos casos, tener suficientes alumnos como para poder impartir cursos gratuitos. Y hoy me gustaría contar mi punto de vista. Acertado o no, es lo que veo desde fuera y lo que me gustaría que cambiara. Vamos a intentar analizarlo.

En estos centros ofertan cursos gratuitos de formación para profesionales de muy distintas materias. Desde cocina a sala, pasando por protocolo, idiomas, gestión... Todos de un interés más que notable para cualquiera, incluso para mí, que me pego cabezazos porque mi vida profesional no me permite asistir y aprender como aficionado de la mano de grandes formadores. Porque si ves la lista de profesores y cursos que imparten entenderás por qué es realmente apetecible.

Y ni siquiera con esta oferta, repito, gratuita, consiguen llenar las aulas. Los profesionales de la hostelería de la provincia están totalmente desinteresados. Ni van ni se les espera. Lo único que consiguen los centros es formar a nuevos alumnos desde cero. Pero el que está ya en activo, con restaurante o trabajando para otro, es incapaz de formarse, de reciclarse, de aprender nuevas técnicas o perfeccionar las que conoce. Acomodados, pasivos, sin ganas ni capacidad de dar respuesta a una situación hostelera que va a la deriva, como pollo sin cabeza.

Insisto, todos los cursos gratuitos, lo que choca con la proliferación de distintas escuelas de cocina privada por toda la provincia. Partiendo que admiro iniciativas que promocionen la cocina entre el público general, choca que los CdT no encuentren su público. Más aún cuando la hostelería local está perdiendo a marchas forzadas la identidad y personalidad en su cocina y, por consiguiente, en sus cartas. Siendo clones unos de otros, con platos con poca o nula tradición alicantina. Sin buscar la identidad de lo alicantino, por mucho que se les llene a tantos la boca con la palabra tradición y producto. Una pena que sólo haya una minoría que quiere cambiar esta dinámica.

A esta falta de interés debemos sumar la falta de apoyo y promoción por parte de muchos profesionales que rodean la gastronomía alicantina. Todos ellos muy dispuestos a comer y beber gratis siempre que hay un evento en las instalaciones del CdT. Bien sea cuando se presenta un nuevo producto, bien para probar algún vino nuevo, bien para hacerse la foto con algún cocinero que haga un showcooking en las instalaciones. Claro ejemplo fue la presentación del arroz bombón de Pego el pasado lunes. Dos enormes cocineros como Kiko Moyá y Evarist Miralles, promocionando un nuevo producto local, con innumerables 'profesionales' que fueron a hacerse la foto con ellos, hablar de sus negocios y comer gratis. Llega hasta tal punto la hipocresía, que algunos han colgado su correspondiente parrafito en Facebook sin nombrar al CdT. Así de triste.

Para completar las dificultades con las que se encuentran estos centros, hay que sumar los problemas que tienen para encontrar formadores. Quizá se esté equivocando el CdT a la hora de buscarlos, equivocando el planteamiento de partida. Los formadores cualificados y con experiencia valen dinero. Pagar 20&euro la hora parece poco. La calidad se paga y se debe pagar. En esta parte deben hacer ellos también autocrítica. Aunque seguramente habría que buscar a quien tenga ganas de transmitir conocimientos, no quien quiera sólo forrarse a costa de fondos públicos.

En resumen, problemas para encontrar formadores. Problemas para llenar cursos gratuitos con alumnos. Dejadez de los profesionales que no quieren ni aprender, ni reinventarse, ni mejorar. Que ven la formación como una pérdida de su tiempo libre. Todo alrededor de cursos que son realmente interesantes además de necesarios, sobre todo viendo el nivel de la hostelería alicantina. Algo está fallando. Algo no cuadra. Muchas cosas para cambiar. Algo hay que hacer porque, de lo contrario, perderemos algo tan valioso, útil y nuestro como los CdT.