Las Provincias

'Guardianes de piedra' en la capital de Tudmir

fotogalería

Imagen de la muestra instalada en San Juan de Dios. / Alberto Aragón

  • San Juan de Dios acoge la muestra itinerante del Marq que se centra en las fortalezas de defensa

  • La exposición incluye piezas de las ruinas del castillo como una vasija, además de un proyectil de piedra hallado en la Plaza de la Soledad

Más de 230 castillos, fortificaciones, torres costeras, de refugio, casas fuertes, fortines y baterías salpican la geografía de la provincia de Alicante. Todas tienen su historia y algunas de ellas tuvieron durante siglos la relevancia que ahora no se le da, como fue el caso del Castillo de Orihuela-hoy en ruinas-, ciudad que como capital de la Cora de Tudmir acogió una de las fortalezas más importantes de su época, usada durante los siglos posteriores por su enclave estratégico, y propició la creación de una red de atalayas en ciudades como Cox y Callosa, sin contar con las defensas marítimas con torres como la de Cabo Roig. 'Guardianes de piedra' es la exposición en la que el Marq (Museo Arqueológico Provincial) ha recogida toda esta historia, y está a disposición de quien la quiera visitar en la Sala Museo San Juan de Dios hasta el 15 de enero. La muestra da especial relevancia a los castillos de la zona pero no deja al visitante sin la posibilidad de conocer los de la frontera interior con Villena como máximo exponente, los de la 'Clau del Regne' en la comarca de L'Alacantí; los castillos de La Montaña o los denominados de 'la frontera del miedo' en el caso de los costeros del norte de la provincia, testigos de los ataques de piratas como Barbarroja.

La exposición permite conocer todos los detalles en castellano y valenciano, pero también en inglés, teniendo en cuenta que es itinerante y que se ha llevado y todavía tiene que llegar a distintos puntos de la provincia. Su diseño moderno, con los paneles montados sobre una estructura de madera contrasta con la antigüedad de las piedras que son sus protagonistas, y cuenta además con una maqueta donde se marcan los principales castillos entre ellos el oriolano. Además los visitantes pueden conocer parte de la historia con un audiovisual así como disfrutar de piezas extraídas de campañas de excavación en la ciudad. Entre ellas una vasija que se encontró en el Castillo de Orihuela y un proyectil de piedra de unas dimensiones considerables que se sacó de la Plaza de la Soledad. Este último se muestra acompañado por los dibujos de armas medievales que Mosén Pedro Bellot incluyó en 'Los Anales de Orihuela' para que quien lo vea pueda hacerse a la idea de la dimensión de las estructuras que debían mover aquellos ejércitos.

El objetivo del Marq con esta muestra es acercar la historia de estas fortalezas a los habitantes de la provincia, así como invitarles a recorrer el territorio alicantino en busca «de nuestros propios guardianes, aquellos monumentos que nos sobrecojan, que nos impresionen, que revivan la rudeza de la vida cotidiana entre sus muros y nos cuenten, al susurro de sus desgastadas piedras, los avatares y quejas que sufrieron en el pasado».