Las Provincias

Miguel Ángel Pavón, en un juego de reflejos en las dependencias de la Concejalía de Urbanismo.
Miguel Ángel Pavón, en un juego de reflejos en las dependencias de la Concejalía de Urbanismo. / J. P. Reina

«No entiendo que se me deje al margen de Ikea, yo no tengo voluntad de dificultar que salga adelante el proyecto»

  • Miguel Ángel Pavón. Vicealcalde de Alicante. Rompe mitos, imagina proyectos y deja las cosas claras: «Sé que soy incómodo para algunos sectores»

Miguel Ángel Pavón pasa por ser un tipo hosco, huraño en el peor de los casos, porque es inflexible en sus principios, para algunos un defecto, pero para otros su principal virtud. Dio esa imagen la legislatura pasada y la mantiene también ahora como vicealcalde y concejal de Urbanismo porque, dice, sigue siendo el mismo. Con poder, o sin él, aquí está el 'azote de Sonia Castedo'.

- Tiene muchas cosas pendientes.

- Esta ciudad tiene asignaturas pendientes desde hace décadas. No llevamos ni un año y medio en el gobierno, pero ya estamos dando pasos para que dejen de serlo, como el PGOU con el Catálogo de Protección y el Estudio del Paisaje. En breve vamos a poner en marcha el PGOU actualizando la memoria informativa, el diagnóstico que elaboraron anteriores equipos redactores, sobre todo Cantallops. Vamos a coger de base esa memoria informativa para actualizarla porque se ha quedado obsoleta después de más de 16 años. Igual alguna parte se tiene que externalizar y, a partir de ahí, tenemos intención de hacer un plan de participación pública con una empresa que lo controle para que desde el minuto uno los ciudadanos estén implicados en el PGOU, en las antípodas de la revisión que impulsaron Alperi y Castedo, donde se redujo a la obligatoria por ley. Eso lo queremos llevar adelante el próximo año. Siendo realistas, me daría con un canto en los dientes si conseguimos antes de que acabe la legislatura someter a exposición pública el plan general estructural. Obviamente, no va a llover a gusto de todos. Eso lo tenemos claro, pero vamos a tratar de que haya participación importante y lo sientan como suyo, no que se ha hecho a sus espaldas a favor de unos intereses de promotores inmobiliarios. Eso se ha acabado en esta ciudad con el nuevo gobierno. El año que viene se cumplen 30 años del PGOU, veinte de los cuales han estado gobernados por el PP, que al final no hizo nada. Las cosas se han hecho mal y queremos que se hagan bien.

- ¿Usted qué Alicante ve en el 2045, dentro de 30 años?

- Espero que sea una ciudad mejor de la que nos hemos encontrado, que haya recuperado su litoral a lo largo de toda la costa, con un entorno natural protegido, recuperado y puesto en valor; me imagino un saladar de Agua Amarga con itinerarios, con observatorios de aves; unas lagunas de Rabasa recuperadas...

- ¿Y de qué viven los alicantinos?

- ... Me imagino más cosas, como unos polígonos industriales modernizados y ampliados respecto a lo que tenemos ahora mismo, y eso va a formar parte del PGOU, que tiene que apostar por actividades productivas y no especulativas. Habrá completado todos los desarrollos del plan del 87 y habrá recualificado espacios urbanos de barrios que se han dejado bastante al margen durante muchos años: la Zona Norte, Carolinas... Por ejemplo, la EDUSI va a ser muy importante para recuperar los barrios entre los dos castillos. Fue una iniciativa del anterior equipo de gobierno que nosotros hemos dado continuidad. Hay que romper el mito de que hemos roto todo lo anterior. No. Lo bueno lo hemos mantenido; las malas, evidentemente, no. Espero que sea ciudad con mayor equilibrio en el uso del espacio público.

- Se lo agradezco porque así retomamos el plan de veladores. ¿Cuándo se va a aprobar?

- Hay dos muy inminentes, que espero que se firmen antes de que acabe el mes: el de Gabriel Miró y el de Santa María, en el Casco Antiguo. No hay reducciones muy importantes, salvo en el caso de un local. Ahora se ha seguido un mismo criterio: el velador guarda correspondencia con la fachada del local.

- ¿Qué va a pasar en Castaños?

- Es una prioridad para 2017. Lo que han propuesto es coger una buena parte del Casco Antiguo para que tenga un único plan. No es todo, sino desde San Cristóbal, Labradores y su entorno, Abad Penalva hasta calle Mayor, que irá aparte. Un único ámbito para que haya una ordenación más integral, de conjunto en toda esa zona, que requiere un plan de esas características. Y Castaños y suentorno nos gustaría cambiar su disposición actual a mesas pegadas a las fachadas de los locales dejando el espacio central lo más amplio posible, que ahora ocupan los veladores y hay poco espacio para los peatones. Las dimensiones pueden cambiar, porque ahora ocupan la mitad de la calle y queremos ir a la ocupación de un tercio. Pero todos los locales van a tener velador, pero probablemente con menos mesas. Pero lo primero tenemos que definir una propuesta y nos reuniremos tanto con vecinos del Centro como con los hosteleros afectados, como hemos hecho con todos los veladores. Y tomaremos una decisión porque es urgente actuar.

- ¿Parará la actividad en el puerto? ¿qué ocurrirá con la descarga de graneles?

- En el caso de los graneles, por ejemplo, los anteriores equipos de gobierno miraban para otro lado directamente. Parecía que se iba a solucionar con las licencias ambientales que pidieron las tres empresas estibadoras en el Ayuntamiento, pero asunto murió. De repente, apareció un informe que decía que no procedía tramitar esas licencias porque los muelles no estaban concesionados, situación que sigue igual a día de hoy. Con eso informe se archivaron esos expedientes, que tenían un informe de la Conselleria donde se decía lo que se tenía que hacer. Lo que desde Urbanismo decimos es que se aplique de una vez lo que la Conselleria decía desde 2009: las torvas ecológicas, silos cerrados... Si hubiera habido voluntad política se hubiera solucionado, pero no la hubo. Esos expedientes murieron, quedaron archivados y nosotros hemos reactivado la solución. Hemos exigido al Puerto que pida la licencia ambiental porque ha sido la Autoridad Portuaria la que ha solicitado la autorización de emisiones. ¿Quién pide esa autorización? El titular, siempre. Estamos en una situación de 'impass' esperando documentación del Puerto al decreto que yo firmé y resolveremos lo que los técnicos consideren. Pero quiero que se vea en positivo: por fin se están moviendo las cosas en este tema después de décadas. La Generalitat Valenciana también ha tomado una postura activa y no sé si piden una nave cerrada para los graneles, pero tenemos que tener ese horizonte.

- ¿Qué va a pasar con el Parque Central?

- Lo que hemos acordado es que la actuación se va a dividir en dos sectores y ha priorizar el que se va a desarrollar el Parque Central, que incluye el Puente Rojo hasta la avenida de Salamanca, probablemente hasta Pedro Herrero. Queremos que el borde actuación se extienda hasta el límite norte de Alipark. El otro sector es el que están las actuales vías en trinchera y se difiere su desarrollo a más largo plaza. No sabemos qué va a pasar, si se van a soterrar las vías o no, se traslada la Estación Intermodal... no sé. Queda abierto. Todo sin modificar los parámetros de edificabilidad de la zona porque desde Avant nos dicen que Adif nos va a vetar. Asumimos esa situación porque queremos que el parque se pueda materializar esta legislatura, aunque sea iniciar las obras. Tenemos que someter a información pública esa ordenación y lo aprobará el Pleno provisionalmente antes de enviarlo a Valencia. Ahí pondremos en marcha un concurso de ideas para ver cómo se hará el parque, las edificaciones y que pasará con el Puente Rojo, que seguirá siendo rojo. Es un elemento referencial del paisaje de la ciudad que vamos a rehabilitar esa parte central. No soy partidario de eliminarlo por completo, pero dejamos abierta cualquier posibilidad. A mí me gusaría que se quedara, por lo menos, la parte central para que sea mirador al estilo del 'Meatpacking' de Nueva York. Pase lo que pase, el Parque tendrá continuidad bajo la Gran Vía, parecido lo que pasa en Valencia con los puentes del Turia, pero trabajamos con soluciones de consenso, pero se definirá en un concurso de ideas. No quiero ser dirigista en ese sentido.

- Sería otro problema que se arrastra desde hace décadas...

- Sería un éxito si en esta legislatura conseguimos poner en marcha todo lo que queremos. No es la solución total, pero que la gente vea que su ciudad se transforma, por fin, para bien.

- Otro sería la Vía Parque.

- La Conselleria está ultimando el proyecto para conectar la avenida de Orihuela con el PAU 1, que permitiría discurrir toda la Vía Parque hasta el Puerta de Alicante y que llegaría hasta el Palmeral. Todo eso se va a hacer a la vez. Después, dibujar la ordenación del Palmeral y conectar la avenida Orihuela con el PAU 1. Teniendo ese vial, podríamos plantearnos quitar el tráfico de primera línea de costa desde Sangueta hasta Panoramis, dejando un paso para los hoteles. Es un reto para la ciudad.

- ¿Querrá incluirlo en el PGOU?

- Eso ya lo contemplaba la revisión del PGOU, pero sin soterrar nada. Eso son obras faraónicas que no tienen sentido ahora. Es derivar el tráfico por otras vías.

- En el día a día de la Concejalía, promotores y empresarios se quejan de mucho retraso con las licencias.

- Estamos intentando solucionarlo. La LOTUP establece un plazo de dos meses que estamos intentando cumplir. Tenemos poco personal respecto a lo que teníamos en 2011, la mitad, con el agravante de que se está recuperando la actividad. Lo vemos, porque están entrando más proyectos y, sin embargo, esa etapa de 2011 a 2015 fue de pinchazo. Tenemos un problema de personal que es dificil combatir porque el PP nos dejó en herencia un plan de ajuste que impide contratar a más personas. Estamos intentando sortear esas dificultades, en algún caso planteando que algunos casos sean esenciales, como Conservación de Inmuebles, que no tiene arquitecto superior por la jubilación del anterior. Hay vidas en juego. Y también establecer un convenio con algún colegio profesional para desatascar las licencias con la emisión de informes, una especie de externalización porque los municipales no dan abasto. Tiene cabida legal.

- ¿Tiene usted algún interés en frenar la construcción?

- Nada, no, en absoluto. Nada, nada. Es mentira. Eso no es así. Al revés, el urbanismo genera más recursos para la ciudad. He dado nuevas licencias en Playa de San Juan y Albufereta de nuevas promociones. Está correcto y se le da. Ahora, desbloqueado Benalúa Sur, el Plan Parcial 1/4 de la Albufereta, el APA 9 (independientemente de que el urbanizador sea Ortiz, con el que tratamos) la construcción tiene buenas perspectivas en la ciudad, tanto en rehabilitación como en nueva construcción solo con terminar los desarrollos del plan del 87. Estamos dando pasos para completar la ciudad. No paralizo nada. Entiendo que lo que es legal tiene que seguir adelante, sin discreccionalidad.

- ¿Se encuentra solo en el equipo de gobierno?

- No me siento especialmente solo. No me veo aislado. Los compañeros de gobierno respetan mi labor, igual que hacemos nosotros.

- Hablemos de Ikea. El alcalde tiene su proyecto, sus plazos para abrir la tienda en Rabasa en 2019...

- Ojalá lo consigamos.

- ¿Es posible tramitar un plan parcial en nueve meses?

- Que es posible tramitarlo es posible. Ahora, sobre los plazos no me atrevo porque las tramitaciones de la LOTUP, que aprobó el PP son muy complicadas. Hay muchas exigencias de consultas, participación que hay que cumplir; hay evalución de impacto ambiental por la reclasificación de suelo, que puede tener carácter estratégico. No depende del Ayuntamiento, sino de otras administraciones que salga adelante. Todas tendrán que emitir informe: Fomento sobre el tráfico; el Taibilla, un montón de consellerias, las propias concejalías... No voy a poner ningún problema a que se tramite, si lo técnicos no dicen lo contrario. Eso se tiene que tramitar en el conjunto de la ciudad, como si estuvieras interpretando esa pieza dentro del PGOU.

- ¿Quién tiene que dar esa visión? ¿Va a abrir otro debate?

- El debate está ahí porque eso va a salir a información pública, pero quien tiene que informar son los técnicos municipales y valorar la viabilidad de esa actuación. Entiendo que sí, es mi consideración personal, pero el problema es que no tenemos nada.

- ¿Le duele ver las noticias?

- No lo entiendo, no lo entiendo... que se me deje al margen porque yo no tengo ninguna voluntad de dificultar que salga adelante, lo que pasa es que sí entiendo que las cosas tienen que hacer bien, respetar las protecciones ambientales. Pero eso no es incompatible con que haya un suelo terciario. Yo no hablo de Ikea, sino de un suelo terciario, que creo que es la vocación de ese entorno.

- ¿Entiende la voluntad del alcalde de querer abrirlo antes de las elecciones?

- Sí, lo entiendo. Me parecería fantástico que eso se consiguiera. Que sea una tienda de Ikea depende de negociaciones entre particulares; que sean agrupación de interés urbanístico; que presenten un proyecto; que negocien con Ikea y que se abra una tienda, bien, pero eso depende del ámbito privado.

- ¿Está cansado de ser siempre el malo o de que se le ponga?

- Intento estar situado por encima de esas situaciones y seguir adelante de forma honesta con el trabajo. Yo sé que soy incómodo para algunos sectores de esta ciudad que pensaban que podían hacer lo que les diera la gana en Alicante. Claro que no soy santo de su devoción, pero sí de muchos miles de personas de esta ciudad.