Las Provincias

El tripartito denuncia que la empresa de la basura cambia máquinas por otras obsoletas

  • El alcalde, Francisco Maciá, afirma que se trata de una «represalia» tras haber dado el visto bueno a la gestión municipal del servicio

El Ayuntamiento y la empresa encargada de la recogida de la basura y limpieza viaria en la localidad, Sirem, siguen en tensión tras el acuerdo tomado el pasado martes en una sesión extraordinaria de Pleno respecto a la decisión de rescindir el contrato con la mercantil tras un informe del Consejo Jurídico de la Comunitat Valenciana que lo avala por incumplimientos del acuerdo. El alcalde, Francisco Maciá, indicó que la mercantil ha llevado a cabo «una represalia» ya que ayer por la mañana la Policía Local efectuó una inspección a las dos barredoras con las que la empresa decidió prestar el servicio. Se trataba de «máquinas con menor capacidad de las que se contempla en el contrato y con un estado de conservación lamentable», indicó. El primer edil explicó que no tienen pasada la inspección técnica de vehículos, una de ellas tiene los cristales rotos, ruedas pinchadas y pérdida de aceite. Como consecuencia de las deficiencias en la maquinaria los servicios municipales y la policía «han establecido un protocolo para supervisar la prestación del servicio, de manera que se puedan detectar los incumplimientos de la empresa y que se acumulen como daños y perjuicios en la liquidación del contrato a realizar a repercutir a la adjudicataria».